Un mundo sin ti...

23 octubre 2011



Nada hay que no haya sido ni sea si te vas.
Y los días mueren igual que muere una flor
al hacerse la mañana en un helado invierno.
Yo quisiera escapar de este lugar que me anuda
a hilos invisibles de pensamiento oscuro,
como los que existen dentro del remordimiento
después de una sangrienta batalla allá en el frente.
Estoy cubierta de una sustancia pegajosa
y roja y densa y salada de sabor ferroso.
Esto es lo que ocurre cuando ya no estás conmigo:
Que todo cuanto tengo se torna en humo negro.
Que la vida se me hace eterna y verde y rancia.
Que mis ojos se quedan ciegos, como nublados.
Que mi boca no es capaz de exhalar un perdón.
Y que aquello que tocan mis manos se deshace
en polvo de carne muerta; igual que nosotros.
Que camino partida por senderos opuestos,
quedándose una parte de mí sin corazón.
Esto es todo cuanto soy si tú no estás conmigo.
Un sujeto cualquiera de figura imperfecta.
Una mente infestada de crueles pensamientos.
Un yo sin vida, y un velo cubriéndome de olvido
esperando paciente a que cruce al otro lado.
Este es el mundo que me espera si tú no estás.
Sin corazón. Sin vida. Sin luz. Sin verdad. Nada.
Sí. Eso es lo que me queda; nada. Si tú te vas.
Carol Munt ©


No hay comentarios:

Publicar un comentario