11.11.11

11 noviembre 2011

 (Autor: Kagaya)

El Once es siempre un número que acaba en punta;
llega para zambullirte en el océano de la realidad más viva.

Él es el que camina de puntillas
y pasa invisible por tu lado clavándote el aguijón.
Y tú lo sientes hincándose en tu pecho,
derramando su veneno, penetrando en el corazón
como humo verde.

Y ese verde te lame el cuerpo con lengua de espinas,
arrancándote tu otro yo;
ese que ya no debe estar,
que no debe ser.
Ese que te dice:

¡No! ¡Detén la hora! ¡Detén el quitar de cadenas! ¡Detenlo!

Ese verde es como la mano que obedece
en el minuto último de la condena letal.

Y entonces contemplas con angustia la llegada,
y miras con pupilas catatónicas el aguijón.

Pero él no es negro ni sombra,
ni mal ni angustia.
Él es él frente a todo.
Y aún siendo yo todo,
contra él no puedo luchar.
Carol Munt©


2 comentarios:

  1. Y al final, ha resultado sr un día más, como otro cualquiera...

    Buen finde!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, al parecer fue como un día cualquiera... :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar