Al margen de tu miedo.

25 noviembre 2011



No soy lo que tú esperabas. Solo soy lo que soy. Y en este ser minúsculo que te mira con labios temblorosos está mi yo inmenso, fuerte, valiente, poderoso. Expulsaré de mi mente tus sucias palabras, los gestos de rabia, el dolor de mis músculos y mis huesos, las noches de angustia, la ira en tus pupilas; todo ello arrancaré de mi alma para poder olvidar, y de este modo recordar que no eres más que yo; ambos, en verdad, respiramos el mismo aire, caminamos la misma tierra y alcanzamos el mismo cielo. Es por ello que yo seguiré mi senda al margen de tu miedo.
Carol Munt

My Skin by Natalie Merchant on Grooveshark

My skin (Natalie Merchant)

Echa un vistazo a mi cuerpo. Mira mis manos. Hay tantas cosas aquí que no entiendo. Tus promesas para guardar las apariencias susurradas como rezos no las necesito. Porque he sido tratada tan mal. Durante tanto tiempo. Que me he vuelto intocable. Al desprecio le encanta el silencio. y crece en la oscuridad con serpenteantes anillos que estrangulan mi corazón. Dicen que esas promesas suavizan el golpe, pero yo no las necesito, no. No las necesito. Porque he sido tratada tan mal durante tanto tiempo, que me he vuelto. intocable. Soy la flor que muere lentamente a causa de la helada. El dulce volviéndose amargo e intocable. Necesito la oscuridad. La dulzura. La tristeza. La debilidad. Eso es lo que necesito. Necesito una nana. Un beso de buenas noches. Un ángel, el amor de mi vida. Eso es lo que necesito. Soy la flor que muere lentamente a causa de la helada. El dulce volviéndose amargo e intocable ¿Recuerdas el modo en que me tocabas antes? Toda esa dulzura que tanto amaba. Tus promesas para guardar las apariencias susurradas como rezos no las necesito. Necesito la oscuridad. La dulzura. La tristeza. La debilidad. Eso es lo que necesito. Necesito una nana. Un beso de buenas noches. Un ángel, el amor de mi vida. Eso es lo que necesito.¿Recuerdas el modo en que me tocabas antes?. Toda esa dulzura que tanto amaba. Tus promesas para guardar las apariencias. Susurradas como rezos. No las necesito. Dime, ¿está lo bastante oscuro? ¿Puedes verme? ¿Me deseas? ¿Puedes alcanzarme? Me voy. Pues entonces cállate. Y contén el aliento. Y bésame ahora. Y detén tu muerte. A eso me refería. A eso me refería .

1 comentario:

  1. Muy hermoso Carol......

    NI UNA MUJER MÁS VÍCTIMA!!!!!!

    Quíen se atreve a pegar a una mujer es de todo menos un "hombre"....

    ResponderEliminar