De bios y entes abstractos que te poseen...

05 noviembre 2011



Pues eso, que ayer me pasé toda la tarde en el recinto Ferial de IFEMA donde se celebraba por no-sé-cuan-tí-si-ma-vez la feria por excelencia de todo lo bio, ecológico, sostenible; hablo de: Biocultura. Y qué queréis que os diga, allí me sentí como pez en el agua. Los amuletitos con grabados energéticos feng Shui; la verdurita recién traída del huerto ecológico; los panes elaborados con infinidad de harinas excepto la de trigo, que por lo visto, ya está tan refinada que nuestro estómago da volteretas de horror cuando la ingerimos; las leches de avena (muy rica), soja (asquerosa), arroz(no la he probado); la ropa tejida con algódon ecológico; camas, sillas ergonómicas; casas sostenibles; huertos urbanos; pañales de bebés reutilizables (un coñazo. Aunque, eso sí, ahorras una gran cantidad de dinero y además no contaminas el medio ambiente. Pero, para qué negarlo, sigue siendo un coñazo); comida macrobiótica recién hecha; libros sobre meditación, chakras, reiki, sabios, budistas, zen, taoístas...¡Puff! Un maravilloso mundo "bio" en un solo recinto. ¿Y sabéis cuantos productos compré? Ninguno, nada, cero (bueno, no, miento. Compré un separador de libros decorado con hojas secas superbonito para regalar) ¿Por qué? ¡Porque todo era carísimo! Porque todo lo que nos permite cuidar el mundo, nuestro cuerpo, el entorno, la vida, está al alcance de unos pocos que quieran gastarse 200€ en un paquete de diez pañales reutilizables o 40€ en un mini-body de recién nacido de algodón orgánico o 5€ en un paquete de harina de espelta (bueno, esto quizá no estuviera tan caro)... Total, que camino a casa mis amigos y yo (porque fui acompañada) estuvimos hablando del tema y llegamos a la conclusión de que el ser humano ha perdido el norte (menudo descubrimiento). Ya no importan las personas, ahora solo importa el poder, en cualquiera de sus manifestaciones. Vivimos en un mundo cuyos habitantes, los seres humanos, se han olvidado de sí mismos y han dejado sus decisiones en manos de entes abstractos que dominan cada esfera de sus vidas, y claro, luego nos quejamos...
Total que tras dicha conversación me dejaron en mi casa. Y allí, mi madre, me esperaba con un super menú Long Chiken del Burguer King, fanta de naranja, aros de cebolla y sandy de caramelo. 
En aquel momento contemplé el buen aspecto de la comida contaminante basura y mi boca comenzó  a salivar, alcé la mirada y vi sobre mi cabeza algo extraño, abstracto, casi invisible que me absorbía la razón. Sí, el ente abstracto del que hacía unos minutos habíamos estado hablando con desprecio me poseyó. Y ya no recuerdo más, cuando desperté el envoltorio de la amburguesa estaba arrugado, sobre la mesa, vacío, con restos de mayonesa; el recipiente de los aros de cebolla me miraba con tan solo un inquilino en su interior; el vaso de fanta, sin fanta; y el sandy de caramelo en algún lugar perdido de mi estómago. En aquel instante comprendí lo difícil que resulta abstraerse de este mundo prefabricado. Luego, mientras relamía los restos de acaramelo, me dije: "Y qué más da, hagamos lo que hagamos, el mundo seguirá girando, el sol seguirá brillando y el universo seguirá expandiéndose. Ya basta de preocupaciones, disfrutemos de cada momento porque eso es lo único que tenemos, y lo único que finalmente quedará".


 
Oh que día tan celestial, todas las nubes han desaparecido
No tengo problemas con nadie hoy
La sonrisa en tu rostro, yo vivo solo para apreciarla
Y es suficiente para mi cariño, es suficiente para mí
Oh que día tan celestial
Quizás mañana llueva con mucha tristeza
Pero podemos tomar prestado este pequeño momento
Olvida todos tus problemas en este momento tan escaso
Todo lo que tenemos ahora, lo único que
Realmente debemos hacer
Es tener para nosotros un día celestial
Acuéstate aquí y observa a los árboles mecerse
No hay otra manera de verlos, no la hay, no la hay
Oh, que celestial día
No hay nadie sobre mis hombros causándome temor
Tampoco nubes sobre mí que me hagan llorar
No tengo nada que decirte, no tengo nada más que decir
Solo estoy muy contenta de estar aquí junto a ti
En este día tan celestial Oh que celestial día
todos los problemas se han marchado
Aunque sea solo por un momento
Oh, qué día tan celestial

1 comentario:

  1. Me acabo de quedar hipnotizada mirando la foto que has puesto de Burger King. Y eso que sólo son las nueve de la mañana...

    Me gusta tu blog, te sigo!

    Besos y buen domingo!

    ResponderEliminar