De pasados que son abandonados y futuros que se desvanecen en el "ahora".

28 noviembre 2011



Voy desechando las capas poco a poco, como pieles que mudan con cada estación. Las dejo olvidadas sobre las huellas de mis pasos; ya no miro hacia el pasado, ¿para qué?.. nada tras mi espalda sirve a mi propósito; las palabras, las lágrimas, las risas, los abrazos se desvanecen en la negrura del olvido. Sin embargo, yo permanezco aquí; un instante para cada ocasión, una mirada para cada abrir y cerrar de ojos, un hola y un adiós para aquellos que jamás volveré a ver; un hasta mañana para los que deseo se cobijen bajo mi mismo palpitar y un quizá para los que persiguen sueños aún con los ojos vendados (ya se verá)...
Luego llegará el sino, que de tan lejano sigo creyendo que, en verdad, no existe. Y es verdad, no existe; porque cuando llega ya no es sino ni futuro ni destino ni quizá ni puede ser; es esto, tú, una risa, un abrazo, una lágrima, una palabra que vuela y permanece flotando un instante imperceptible llamado "ahora", y entonces pasa y la observo de soslayo con el rabillo del ojo hasta que desaparece, desaparece, desaparece, desaparece...
Voy desechando las capas poco a poco, como pieles que mudan...
Carol Munt

2 comentarios:

  1. Hola Carol. Precioso pensamiento. Hay que atrapar los "ahoras" y exprimirlos al máximo. Son lo único que tenemos :) Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sí Miércoles, al final lo único que tenemos son los instantes.
    Un abrazo. :) y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar