Un nuevo Mundo...

25 diciembre 2011



Vi a un niño ahogándose entre las arenas del desierto,
pidiendo auxilio más allá del norte donde una vez hubo frío.
Vi a una mujer corriendo hacia él desnuda de harapos,
salpidacada de piedras y sangre por manos de cerebros muertos.
Vi a vagabundos rebuscando entre la conciencia de seres codiciosos,
conciencias deformadas por losas de poder.
Vi a zombis deambular bajo el temor de actos ajenos,
separados del mundo, de la tierra que un día los vio germinar.
Vi a hombres zarandeando banderas a diestro y siniestro,
negando el centro, luz de soles bajo su pecho.
Vi a ciegos adentrarse en la penumbra de vidas sin sentido,
dando bandazos de un lado a otro como veletas extraviadas sobre un mar tormentoso.
Vi vendavales arrasando verdes praderas de largo infinito,
resquebrajadas sus laderas de ancho a ancho, cercas colmadas de lava.
Vi aves cayendo del firmamento, desplomadas cada una a su antojo,
moribundas aleteando engullidas por el asfalto.
Vi a ancianos consumidos por el pasado, negando un futuro cierto,
temblando por el devenir de los años.
Vi enormes edificios carcomidos por el vacío y la ausencia de palabras,
soledad existente entre cuatro paredes.
Vi el odio reflejado en la sala de los espejos y a los lobos aullar
ante cada plenilunio.
Vi el miedo en su plexo ahumado por negros presagios.
También vi un haz de luz que surcaba el horizonte,
dejándose caer en destellos de caleidoscopio,
alumbrando de punta a punta el universo.
Vi una estela llover en púrpura cerca del núcleo, infinidad de astros
parpadeando con expectación.
Te vi a ti y a mí, corriendo a lo largo de la orilla y riendo con cada balanceo de espuma
regando nuestros pies.
Volando cometas ante la alegre incertidumbre de la trayectoria del viento.
Cantando melodías y estribillos que se alzaban como tótems sobre el mundo.
Nos vi observar la vida como un holograma cayendo frente a nuestras pupilas,
y el mundo se hizo presente como una verdad viva.
Te vi danzar en torno a él exhalando aromas de jazmín y madreselva.
Contemplé tus huellas difuminadas dirigiéndose hacia mí,
y tomando suavemente mi mano me guiaste hacia el recién creado espacio
donde tú y yo permanecimos ajenos
a todo cuanto quedaba apresado por la oscuridad.

Carol Munt©

Y llegó el día de Navidad. Nada nuevo. Un día como otro cualquiera. Quien tiene un corazón sereno lo seguirá teniendo...o no. Quien tiene un corazón turbulento lo seguirá teniendo...o no. ¿Quién sabe? Todo cambia a cada segundo...y en ese cambiar de "a poco" como micromundos que somo hacemos que el mundo también cambie. Hoy es Navidad. Siete letras grabadas a fuego en nuestra mente como tradición. Hoy es Navidad, sin embargo en la cara oscura del mundo el nacimiento de lo nuevo aún está por ver... (Abrazos a todos...hoy es Navidad...)

Another World by Antony and the Johnsons on Grooveshark

Traducción de la canción

Necesito otro mundo...¿habrá paz allí? Necesito otro mundo, este está a punto de desaparecer. Sigo teniendo demasiados sueños en los que nuca veo la luz. Necesito otro mundo donde poder ir. Echaré de menos el mar. Echaré de menos la nieve. Echaré de menos las abejas. Echaré de menos los árboles. Echaré de menos los sonidos. Añoraré a los animales. Os echaré de menos a todos...

2 comentarios:

  1. Me gusta la actitud. Y la foto, en plan caleidoscopio mágico. Será que es 25, pero me apetece guardarme la avaricia y simplemente desear cosas buenas.

    Aquí tienes mi abrazo. En el mundo que quieras.

    Petons.

    ResponderEliminar
  2. Ya al principio, con la imagen de un niño ahogándose entre las arenas del desierto me dejaste con un rictus de aquellos que son sabrosos.

    Bss.

    ResponderEliminar