Ven, quédate conmigo...en silencio

18 diciembre 2011



Ven, recitemos poemas uno al otro,
por medio del Alma,
diciendo cosas secretas para los ojos y los oídos.

Sonriamos como un jardín de rosas,
sin labios ni dientes.
Conversemos con pensamientos,
sin lenguas ni labios.

Nombremos todos los secretos
del mundo, hasta el final,
sin abrir nuestra boca
como intelecto divino.

Algunos sólo pueden comprender
escuchando y mirando las bocas.
Mantengámonos fuera de su tienda.

Nadie habla en voz alta a sí mismo.
Ya que nosotros somos uno,
hablemos así.

¿Cómo puedes decir a tu mano "toca"?
Ya que todas las manos son una,
hablemos así.

Las manos y los pies saben lo que quiere el Alma.
Cerremos nuestras bocas y hablemos con el Alma.
El Alma conoce el destino, paso a paso.
Si quieres te daré ejemplos.

 Rumi (poeta sufí del s.XIII)

Hoy he querido traer a mi mundo uno de los poemas del gran Rumi, uno de los maestros espirituales más importantes. Os animo a leer alguno de sus poemarios en los que normalmente habla del Amor, el Alma, el espíritu y la Ascensión del ser humano o, como yo lo suelo llamar, "el cambio interno". No os decepcionará. Y para amenizar sus palabras...una canción de la interprete y compositora Fine Frenzy: "Come on Come out". 

Un abrazo fuerte a tod@s.

3 comentarios:

  1. El alma es quien realmente sabe.
    Mis manos son tu manos y todos vamos hacia el mismo lugar. Somos pinceladas diferentes que crean en la misma fuente.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Veo frases muy bonitas en tu blog...

    ResponderEliminar
  3. Ananda: Es cierto, sólo el alma sabe, pues es ella la que procede de la misma fuente. Todos somos uno (aunque lo hayamos olvidado).
    Rombo: gracias por tus palabras y por pasarte por aquí...:)

    ResponderEliminar