De ascensiones y caídas...

20 enero 2012


Primero fueron mis manos; frías, insensibles, sin riego, muertas.
Sucedió que mis pies mudaron a inerte vida de un sueño color cian.
La piel fue separándose de mi cuerpo a un tiempo acompasado
por ruido de campanas flotando en el silencio
y el gentío se arremolinaba sobre mí, escudriñando mi rostro exánime.
Yo los contemplaba a todos a través de un fino velo invisible.
Contemplaba sus gestos exaltados de dolor,
su angustioso devenir de andares silentes.
Yo los sentía alrededor acariciar mi tez alba y suave, como de porcelana;
y reía. Reía ante tal extraño comportamiento
de emociones lívidas, mientras mi pecho abierto en total plenitud
quedaba igual que una muda inservible bajo mi ser etéreo
que se alzaba en leve baile hacia el otro lado.
¡Adiós! , exclamaba en susurros.
¡Adiós!
Y todos quedaban clavados, inmóviles, presos por la insoportable gravedad
de sus almas; con las pupilas apuntando hacia el suelo
mientras yo, despojada de miserias, ascendía
integrándome en el abismo infinito de todo cuanto es.

Carol Munt©

(Last Fall)
Last Fall by Marketa Irglova on Grooveshark

Acabo de salir de un catarrazo casi mortal y es por eso que me da por escribir este tipo de poemas... Subo, subo...y luego...caigo.

4 comentarios:

  1. Me encanta :)

    Te había visto comentar en "Mi casa de juguete" y "que nadie nos lea" y hoy me he pasado por aquí y...¡me quedo! me encanta tu blog, te sigo y me iré pasando por aquí a ver qué escribes :)

    Un beso

    P.
    brujuladechocolates.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patri! me alegra que te guste mi poema :) Yo también te leo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Caes...y otra vez vuelves a subir. Al final todo se reduce a ciclos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ohhhh, me encanta tu blog, Carol! Gracias porque al pasarte por mi morada cibernética, has hecho que descubriera la tuya. Muy bonita, con un diseño elegante y muy bien cuidado, aunque lo que más me ha llamado la atención es cómo te expresas: lo haces como los ángeles.

    ¡Gracias por tu comentario en mi blog, pues al dejarlo, estás dando tu apoyo al Juez Baltasar Garzón! (Que tan injustamente está siendo juzgado).

    Yo también me quedo por aquí, te iré leyendo siempre, y comentando en la medida que me sea posible.

    Rep una molt forta abraçada,

    Àmber

    ResponderEliminar