El río: mi compañero.

24 febrero 2012


Hay tardes en las que me asomo a la vida sin más coraza que esta pálida piel que recubre mis huesos. Y la fría nostalgia de tu ausencia acribilla mi carne como piedra hundiéndose en el mar. El mar, fin de mis temores; allá voy precipitándome igual que río en primavera. Salvaje y vehemente me dejo arrastrar por su fortaleza, entre nidos de espuma respiro el zumbido liberador de las aguas a su paso por entre la maleza. El océano observa mi llegada desde un privilegiado lugar, y el horizonte se hace sal en mis labios. En el azul profundo vuelvo a renacer. 
Tu adiós no ha podido conmigo.

©Carol Munt

Os dejo con la canción "Riverside" interpretada por Agnes Obel. 
(Llevo todo el día tarareándola)

No hay comentarios:

Publicar un comentario