Raras sensaciones...

09 febrero 2012

Hay días en los que te levantas extrañamente extraña. Que parece que caminas y no avanzas. Que las paredes tiemblan y convulsionan y vibran y tus ojos las contemplan como si de aquí a un segundo fueran a estallar. Que palpas la vida con recelo ¿es todo cuanto observo realidad? El corazón se anuda a sí mismo con nudo de soga y a veces palpita desafinado ¿a caso quiere que llegue el final?..
En fin...en esos días (hoy ha sido uno de ellos) me pongo a trastear: que si ordeno, que si limpio, que si escucho, que si miro, que si leo...Y entonces, como algo irremediable, acabo topándome con el pasado. 
Pareciera que sólo aferrándome a lo que fue tengo el "será" asegurado. Qué ilusa, no hay mayor ciego que el que no quiere ver (gran frase, gran verdad). Lo que fue, fue y por más que busquemos, ahondemos, escudriñemos (y todos los "emos" que se os ocurran para este caso concreto) el hoy es hoy, este ahora, este segundo, aunque...aquellos olores, aquellos sabores, la melodía de una triste canción...sí, pueden hacernos regresar al pasado y hacer del "fue" un "es" y configurar una realidad ya vivida al estilo de un "déja vu".
Esta tarde, trasteando (como ya he dicho), he vuelto a escuchar una de esas canciones que, por aparecer en un momento crucial de la vida, dejan una huella indeleble, y ha hecho que me teletransportara a mis años de adolescencia: la inmadurez, las locuras, los miedos, pero también la libertad, el aprendizaje, las emociones a flor de piel; todo ello ha estado aquí, esta tarde, conmigo. Luego, al finalizar la canción, he sido consciente de la realidad, y por un momento he querido tener diecisiete años (otra vez).
He aquí la canción...No es muy conocida (o quizá sí, no sé), y quizá os sorprenda...pero lo que sí es incuestionable es que el vocalista de Steel Heart tenía (tiene) una voz acojonante impresionante...
Un fuerte abrazo a tod@s.
P.d. No he dicho nada de su dentadura perfecta ni de su pelazo rubio ni de sus ojos azules ni de su torso ni...ya no tengo edad...¿o sí?

1 comentario:

  1. Lo queramos o no el pasado nunca se va. Ayer yo también estaba haciendo limpieza y me encontré con la cajita donde, cuando era pequeña, metía todas las cartas y postales que me habían ido mandando. No pude evitar leerlas todas de nuevo. Ahora, ya casi nunca, nadie me manda una carta por el correo tradicional.
    Pienso que es bueno que todos tengamos algo que recordar y guardar del pasado, a demás, esta comprobado de que, al final, solo te vas acabar acordando de las cosas buenas :)

    Un beso Carol!

    ResponderEliminar