Autor. Ángel Acosta.

Parece que hoy la tormenta perfecta ha llegado a mi puerta y con puños de acero ha hecho sonar su inquisitoria verborrea de futuros cercanos que con afiladas fauces esperan a ser presentes. Hay personas que se complacen en las grutas del porvenir, en los temores inciertos, en las sombras de lo que ellos llaman vida; y apartan a base de empellones las incandescentes luces que escondidas tras sus ojos esperan a veces con ansia resurgir de cenizas aún encendidas. Hay personas que no saben existir si no es en la piel de otros y cuando se observan solos, entonces, únicamente quisieran morir.

P.D.: Ojalá algún día el temor no existiera en los diccionarios...

2 comentarios:

  1. Hay personas que esperan demasiado tras la puerta de su vida sin atreverse a lanzarse al abismo de vivir. Vivir, con todas sus consecuencias. Vivir..

    Besitos, Carol

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Ló, en la mayoría de las ocasiones el miedo nos paraliza...
    Un fuerte abrazo. :)

    ResponderEliminar