Autora: Miriam Briks

Existe una delgada cuerda que centellea con cada suspiro del sol y que ancla un extremo a mi cuerpo diluyéndose el otro bajo mares y fuegos más allá del centro conocido. A veces la observo balanceándose como pluma que viaja al son de vientos y tempestades y me pregunto qué querrá de mí; ¿Para qué sostenerme amarrada firmemente entre estos bellos valles y el azul de la inmensidad? ¿Será que aún quedan secretos por desvelar a los ojos de los dormidos? Todavía encuentro enigmas sin responder...

No hay comentarios:

Publicar un comentario