La luz de la naturaleza.

07 abril 2012

Solía atravesar los extensos caminos que rodeban la ciudad. En ellos el verde fresco de los árboles escondían toda la maldad que supuraba de los humos y los ladrillos enmarcados en el horizonte. Igual que un enorme poster colgado de una pared invisible. Una imagen tan real que jamás podría ser rasgada, por más que arañara el vacío con sus uñas ella seguiría erguida sobre una fina línea irregular. Allí, entre robles, pinos y matorrales; entre hierba salvaje y arbustos empoderados por flores se sentía a salvo...
Luego, cuando el camino se agotaba, respiraba profundo, y tras unos segundos de quietud se adentraba decidida en aquel otro mundo oscuro, llevando con ella toda la luz que desprende la naturaleza en su estado más puro.

"La gente ayuda a la gente.
Y si estás triste, dame tu mano y yo la sostendré.
La gente ayuda a la gente.
Nada te arrastrará...".

2 comentarios:

  1. Y qué importante es la ayuda, verdad? Tanto la recibida como la prestada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es importante ayudarnos los unos a los otros...
      Un fuerte abrazo :-)

      Eliminar