A veces miro al mar fijamente...

02 abril 2012

... y creo intuir en él cierta tristeza. Me pregunto si esos tonos azules tienen algo que ver en su ánimo decaído...
Contemplar el océano embravecido me hace recordar las aguas turbulentas que a veces surgen de mi interior. El mar debería ser siempre suave y manso... de esta forma la vida sería más fácil, pues en él se reflejarían los posibles sencillos futuros que aún me quedan por disfrutar; pero entonces ¿qué sentido tendría centrar mi intención en cada paso? Al final va a ser que lo complicado es necesario para poder crecer. La felicidad es el opio que deja nuestro futuro en manos del destino...




Recuerdo las lágrimas recorriendo tu cara
cuando dije que nunca te dejaría marchar,
cuando todas aquellas sombras casi matan tu luz.

Recuerdo que dijiste:
"No me dejes aquí solo".
Pero todo aquello ha muerto y ya ha pasado esta noche.

Solo cierra tus ojos,
el sol se está poniendo,
todo estará bien,
nadie puede ahora hacerte daño,
cuando venga la luz de la mañana,
tú y yo estaremos sanos y salvos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario