Echar de menos ya no es una opción.

06 junio 2012

Autor: Pollock


Podría quedarme la vida entera (menos el porvenir) anclada a un quizá que nunca fue y con seguridad (posiblemente) jamás sea como seguramente deba ser. Esto es: Yo esperando, yo sentada, yo llorando (de risa) por tristeza, yo escuchando sin atreverme a pensar en soles y esperanzas, yo mareada de tanto mirar y no ver palabras, yo sin mí y más sin nada, yo sin yo y luego ... Podría quedarme la vida entera esperando un milagro, pero mi razón me dice que de milagros mi pecho está lleno, y de ese colmado pareciste rebosar quedando varado en una esquina del camino. 
                                                                                                 
              No, echar de menos ya no es una opción.


1 comentario:

  1. Se me ocurre que echar de menos no es una opción, es un pasatiempo para cuando no se tiene nada mejor en lo que pensar, y además suele ser dañino... Pero si uno se esfuerza, seguro que encuentra algo mejor en lo que pensar :)

    Bárbaro ese lienzo de Pollock, por cierto. !Quién pudiera irse al MoMA a admirarlo!

    ResponderEliminar