Tributo a Virginia Woolf.

10 septiembre 2012



(..) Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo.

(Virginia Woolf)

*** 

Y llegó el tiempo. El sol describiendo extrañas figuras en el cielo como epitafio grabado a fuego en la eternidad; y sus rayos dibujaron hermosas palabras reflejadas en el agua como luz incandescente. Una figura distorsionada por la realidad fue adentrándose en sus orillas, lentamente; igual que la roca se cubre de fluidos con el despertar de la espuma. Y la corriente fue despojando su cuerpo de miserias hasta quedar sumergida en la absoluta realidad del vacío...


1 comentario: