La lluvia... No es lluvia.

24 octubre 2012

Autor: Paqui García.



Hay una palabra que brota de las comisuras
de mis labios, y se precipita hacia el abismo
igual que el ave cae sin tino sobre la verde pradera;
como los pétalos que escapan del frío
y —al recorrer un largo camino— terminan fundiéndose
con el asfalto desteñido y embarrado de Madrid.

«La lluvia, no es lluvia», me digo.
Son solo diminutas partículas de humedad compacta
que, al estallar contra el suelo, se liberan de una dolorosa prisión.

Entonces mi palabra se hace eco entre la multitud
y la tormenta;
se disipan negras nubes y oscuros charcos se evaporan
bajo la luz turbada del sol.

Un simple sonido que taladra los oídos inertes
devolviéndoles con gesto de tragedia su color.

Escorzos de muerte-vida que retornan,
como retorna el ave a su inmenso y cálido azul;
la palabra al hueco de las alegrías manifiestas;
el pétalo… ensamblando de nuevo su querer de hálito al de una flor.

Carol Munt

P.D.:  Feliz día a tod@s... ;-)

3 comentarios:

  1. es maravillosa cuando la gente puede identificarse en tus palabras...bellabella entrada, beso

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que se así. :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar