De la irrealidad de lo común y la certeza de lo extraño.

22 noviembre 2012

Los demás se agitan como si se hallaran ante un gran desfile. Sólo yo me despreocupo, solo yo permanezco sin expresibidad, como un niño antes de descubrir la risa.
Otros tienen lo que necesitan; solo yo no poseo nada. Solo yo vago sin rumbo como alguien sin hogar.
Soy como un idiota, mi mente está vacía.
Otros brillan; solo yo soy oscuro.
Otros son agudos; solo yo soy estupido.
Otros tienen ideas claras; solo yo ignoro...

Lao Tse

P.d: Y entre la irrealidad de lo brillante y la oscuridad de lo real yo me quedo con lo segundo. Porque en la nada soy más yo; a riesgo de parecer un bicho raro...



Cuando estabas aquí no pude mirarte a los ojos.
Eres como un ángel, tu piel me hace llorar.
Flotas como una pluma en un mundo hermoso.
Ojalá yo fuera especial,
tú eres tan jodidamente especial.
Pero yo soy repulsivo,
soy un bicho raro.
¿Qué demonios hago aquí?
No pertenezco a este lugar.
No me importa si duele.
Quiero tener el control.
Quiero un cuerpo perfecto.
Quiero un alma perfecta...

4 comentarios:

  1. Siempre lo real, para que yo pueda idealizarlo.
    Nunca antes me habían gustado tanto las Postdatas.
    Saltos y brincos mientras escucho la canción

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P.D: El creep de Radiohead es genial, pero me apetecía variar un poco... :-P
      Abrazos, Ester.

      Eliminar
  2. Gracias por traer a Lao Tse a esta hora hoy aquí, Carol. Yo también ignoro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la "verdad" puede resumirse en las 80 enseñanzas de Lao Tse... ¿Para qué más? ;-)
      Un fuerte abrazo Ricardo.

      Eliminar