Dejando que el corazón hable por nosotros...

26 noviembre 2012

Puede que no veas más que unas manos vacías que acarician una inexistente y poco probable atmósfera invisible que nos envuelve. Pero ella está ahí, al igual que la resplandeciente luz que se posa suave sobre mis dedos. Puede que no creas más que lo que el universo holográfico de tu mente ha credo a tu alrededor y que tu amor se ha transformado en tu dolor por obra y gracia de actos imprevistos. Pero la vida más allá de ese muro de cristal no cesa de gritar para que destruyas los pensamientos rancios que te encadenan al odio. No es tan difícil. Solo tienes que dejar que el corazón hable por ti. No es tan difícil. ¿Lo es? Yo creo que no...

P.D: Ya no recuerdo la última vez que brilló el sol en los cielos de Madrid... Hoy saldré a dar una vuelta a ver si lo encuentro oculto tras algún pedacito de cielo ausente de blanco nube.


Lo sé, sé que hay algo grandioso que necesita salir fuera de tu piel.
Lo sé, sé que eres como un volcán que guarda en su interior una gran cantidad de calor.
Lo sé, sé que no nos harás esperar para ser devueltos a la vida y volver a soñar.
Lo sé, sé que nos transformarás... o solo a mí, en las personas que siempre quisimos ser.
Lo harás, lo harás, lo harás.
Puede que todos nosotros tengamos una misión, y que esta se encuentre repartida como las semillas en la tierra.
Tienes un trabajo que hacer. Tienes el deber de hacerte oír, tanto si los demás están esperándote o si no hay nadie ahí. 

4 comentarios:

  1. Hola Carol, no conozco Madrid dicen que es muy bella y muy parecida a la ciudad de Buenos Aires de mi Argentina, pero busca el sol que estara por ahi, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco conozco Buenos Aires, pero hace poco una amiga mía estuvo allí y vino contando maravillas...
      Un fuerte abrazo. :-)

      Eliminar
  2. El sol lo llevas en tu interior. Una maravilla lo que hoy nos has regalado.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero que sepas, Ester, que es una de las cosas más bonitas que me han dicho en mucho tiempo... Todos llevamos un sol en nuestro interior, y supongo que es opción nuestra hacerlo brillar o no. ;-)
      Me alegra que te haya gustado la entrada.
      Abrazos con saltos y brincos.

      Eliminar