Los peligros del desamor vs el amor verdadero.

26 diciembre 2012

El otro día leí un artículo sobre el desamor, el enamoramiento y las rupturas. En él decía que el 99% de las personas pasan por una etapa de desamor al menos una vez en la vida, y que este se caracteriza por un profundo sufrimiento, debido sobre todo al "chute" de norepinefrina, dopamina, serotonina (y otros agentes químicos) que produce nuestro cerebro en el proceso del enamoramiento. Este "chute" convierte a la persona enamorada en un drogodependiente de la persona amada. ¿Y qué le ocurre a  todo drogodependiente que se ve obligado a la abstinencia? Pues que, coloquialmente hablando, le entra "el mono" o lo que es lo mismo: tristeza, irritabilidad, dolor físico, insomnio, inapetencia...
El artículo hablaba también del peligro de sufrir a lo largo de la vida muchos desamores; ya que, según parece, las personas que tienen vidas de pareja infelices tienen un 50% más de probabilidades de sufrir un ataque al corazón. Luego terminaba diciendo que, con todo y con eso, vivir el desamor es útil de cara a la transformación y al aprendizaje personal; y que lo importante está en aprender a gestionar mejor nuestras emociones.
Bien. El artículo está bien, si no fuera por un pequeño detalle...: Que el amor, el amor de verdad, el amor sano no entiende de dependencias ni de condiciones, y sí mucho de libertad y confianza. Que el amor no necesita de medias naranjas, sino de naranjas enteras que se unan para compartir vivencias. Naranjas enteras ausentes de temor a la soledad y libres de prejuicios y convencionalismos. Quizá sea cierto que algunos desengaños nos hagan crecer y ver la vida de otra forma. Pero, igual que ocurre con las drogas, cuanto más tropecemos en la misma piedra, más difícil nos resultará levantarnos. Aún así, nunca será demasiado tarde para ponernos en pie y tratar de buscar por fin la manera de vivir un amor verdadero que nos haga completamente felices. Y si no... siempre podemos ser completamente felices con nosotros mismos.



Donde hay deseo, habrá una llama. Donde hay una llama, alguien está destinado a salir quemado. Pero que queme no significa que vayas a morir. Tienes que levantarte e intentarlo, intentarlo, intentar lo... Es gracioso como el corazón puede ser tan engañoso. Incluso más de un par de veces. ¿Por qué nos enamoramos tan fácilmente, incluso cuando sabemos que no es lo correcto?...

6 comentarios:

  1. Para empezar, yo me llevo bien conmigo misma, si me tengo que decir algo, no me callo, pero siempre me comprendo y no pasa nada.
    Mas que desamores he tenido algun amor imposible, y una vez entendida la imposibilidad he abandonado el deseo. Una vez superados los ensayos, y tomado la decisión ha sido básicamente un amor pasional, de amantes, de comunicación, de chimenea, de cariño, de entendimiento, de amigos, de confianza, poco a poco con los años. Los que se cumplen y lo que tienen la relación, se pasa del arrebato a una tranquilidad muy hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito, Ester, por esa forma de entender el amor :-)
      Tienes razón, llega un momento en el que el amor pasa "del arrebato a una tranquilidad muy hermosa"... perfecto.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Qué complicado verdad...
    como un virus que todo el mundo pasa... y no siempre inmuniza

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el virús con el tiempo se hace resistente a todo tipo de vacunas...
      Besos, Abismo.

      Eliminar
  3. Es complicado eso del amor. Quizás el artículo no hable del amor sano, sino del amor en general. Que muchas veces no es sano.
    Me gusta este blog :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cé! Puede que tengas razón y se refiera al amor en general. Pero ¿No estaría genial que ese amor "en general" fuera siempre sano"?
      Me alegra que te guste mi blog. ;-)
      Besos.

      Eliminar