Midiéndome este ciego amor...(de condiciones desprovisto)

13 diciembre 2012

Voy a medirme el amor
con una cinta de acero:
Una punta en la montaña.
La otra... ¡clávala en el viento!...

                                 Dulce María Loynaz

Aunque el amor sea ciego, y negro; y recorra mi sangre con luz tenue y no de un brillo de soles. Aunque nada de lo que una vez fuera escrito cobre ahora el significado de la emoción verdadera. ¿Qué importa de qué color sea el amor mientras su nombre siga grabado a fuego sobre mi cuerpo? El amor, es el amor, y su incondicionalidad me libera de todo prejuicio...

P.D: Cuando condicionamos el amor a reglas sin sentido, éste se transforma en una autoimpuesta obligación... ¿Hay algo más absurdo? (Bueno... supongo que sí...)


6 comentarios:

  1. El amor puede hasta ser transparente, pero nunca debe estar sujeto.
    Saltos de colores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. El amor debe ser libre...
      Abrazos, Ester :-)

      Eliminar
  2. Si, si, si, total y absolutamente de acuerdo con Ester.
    Me gustó esta cantante, no la conocía.
    Beso Carol

    ResponderEliminar
  3. ¡Arriba el amor libre! ;-)
    Yo la descubrí (a la cantante) hace ya algún tiempo y cada día que pasa me gusta más...
    Un fuerte abrazo Eva.

    ResponderEliminar
  4. Las distintas tonalidades del amor se resumen en una: elige el color que más te guste.Y no le pongas límite, ni condiciones, ni reglas, ni lugares. Que esté donde quiera estar, cuando quiera y con quien quiera.
    Muaks

    ResponderEliminar
  5. Completamente de acuerdo. Al amor no se le puede poner coto. :-)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar