La clave está en Harry Potter...

08 enero 2013

A veces me da por ver de una "tacada" las dos últimas películas de la saga "Harry Potter". No sé, supongo que hay algo en ellas con lo que me siento identificada... En verdad pienso que en el fondo todos somos un poco Harry Potter, tratando de luchar continuamente contra nuestra parte oscura. Creo que todos llevamos en nuestro interior un "horcrux", un pedacito de alma tenebrosa de la que queremos librarnos a toda costa. El problema es que en la mayoría de los casos no sabemos cómo hacerlo. Pero he aquí que Harry nos da la solución: para deshacernos del "horocrux", lo único que tenemos que hacer es morir... ¿¿¿¡¡¡!!!???...  Y luego, volver a revivir. 
Ahí queda eso...

P.D: feliz muerte y resurrección a tod@s ;-)


6 comentarios:

  1. No he leído los libros, no he visto las películas, pero si me tengo que morir, prefiero jugar al tragaminas. Feliz resucitamiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco he leído los libros, pero las películas me las he visto todas. Al principio por mis sobrinos, luego, cuando la trama se volvió más oscura (y adulta) me enganché...
      Un beso ;-)

      Eliminar
  2. Creo que la idea de nuestra parte oscura es algo que siempre he llevado en la cabeza...
    ¿Desprendernos del horocrux? ¿Y si dejamos de ser nosotros mismos?
    Me encanta tu post :)
    Y envidio a Harry Potter no por sus habilidades sino por los grandes amigos que tiene jaja

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que si nos desprendemos de nuestro Horocrux sigamos siendo nosotros pero en una versión mejorada... :-)
      Es verdad, Harry puede presumir de amigos, aunque yo reconozco que en ese aspecto no me puedo quejar :-P (sobre todo por mis amigos virtuales)
      Un fuerte abrazo, Abismo.

      Eliminar
  3. Sí, yo también pienso que todos somos un poco Harry Potter en ese sentido, aunque lo de poder hacer magia también estaría bastante bien. Yo me leí los 7 libros y luego me vi todas las pelis. Los libros me encantaron, me acuerdo que me los devoré, no podía parar. Las películas no me gustaron tanto como los libros la verdad, y el final, mmm...
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar que cuando antes te lees un libro, luego, su adaptación a la película no convence. Eso es porque nuestra imaginación ya ha recreado su propia historia. Lo de hacer magia...mmm... estaría genial. Aunque ¿quién sabe? a lo mejor podemos y no lo sabemos...
      Beso grande Eva. ;-)

      Eliminar