Requiem por los copos no caídos...

22 enero 2013

Creí que hoy nevaría; que mi mundo, por fin, se cubriría con el manto blanco de la felicidad. Sin embargo, en su lugar, mis ventanas lloraron lágrimas de agua contaminada por el humo negro que siempre atormenta Madrid. Los copos fallecieron antes de llegar al suelo. Pobres copos que jamás sabrán lo que es sobrevolar las hermosas calles de esta gran ciudad...

P.D: Gracias a dios que de vez en cuando la humanidad da genios como Mozart. El sentir del universo está inscrito en esta melodía... Es triste y oscura, pero es un pedazo de milagro que a mí me pone los pelos como escarpias.
¡Esperad... creo que está empezando a nevar...!


7 comentarios:

  1. No ha nevado, otra promesa incumplida, a mí la lluvia aunque gris de humo me gusta, hasta que llega a mis pies y moja la suciedad del suelo, llueve despacio, con vergüenza, sabiendo que no la esperábamos que queríamos ver a su hermana limpia y con capa de armiño. Como te agradezco esa música a juego con mi ventana llorona. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En fin... no siempre se puede confiar en el hombre del tiempo.
      A mí también me gusta la lluvia, pero no sé, hoy me ha puesto triste. Y esa tristeza se merecía un Requiem.
      Abrazos grandes, Ester. :-)

      Eliminar
  2. Aún quedan días de frío... aún puede nevar y nos sorprenda una mañana

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Abismo; confiemos en el invierno que aún queda por venir.
      Besos. :-)

      Eliminar
  3. Sí!!! Yo también pensé que iba a nevar, y lo estaba esperando ansiosa, con mi cámara lista para salir a las calles de Madrid.
    Bueno, todavía no acabó el invierno, no voy a perder las esperanzas, quien te dice un día de estos...
    Me encanta este requiem de Mozart, siempre lo escucho y también me eriza.
    Beso Carol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo malo que tiene Madrid, nunca sabes si la nieve cuajará por culpa de la contaminación.
      Pero esperemos que el ambiente se limpie para la próxima. ;-)
      Besos, Eva.

      Eliminar
  4. La nieve aquí es una ilusión. Recuerdo una única vez, cuando era muy joven (allí por primero de EGB, cuando EGB era EGB y no ese extraño invento del demonio...). Nunca más. Pero de lluvia estamos hasta arriba... De ahí todas las tristezas!
    Un beso.

    ResponderEliminar