Eterna perfección...

21 febrero 2013


            —¿Un amor templado pero seguro o un amor intenso pero inestable?
            —Vaya… ¿Dónde quedó la perfección?

Y la perfección apareció por sorpresa cubierta por un halo de esperanza.
Solo duró un segundo.
Pero aquel segundo fue eterno…



Puedo volar, pero yo deseo sus alas.
Puedo brillar incluso en la oscuridad, pero reclamo la luz que él trae.
Me regocijo en las canciones que él canta.
Mi ángel Gabriel...

Puedo amar, pero necesito su corazón.
Soy fuerte, incluso por mí misma; pero jamás quisiera apartarme de él.
Él ha estado aquí desde el principio.
Mi ángel Gabriel...
Mi ángel Gabriel...
(...)

10 comentarios:

  1. No se puede tener todo.
    Quizás por un segundo, sí. Y entonces, ese segundo, no se olvida jamás.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese segundo permanece eternamente en nuestra memoria...
      Abrazo fuerte!! :-)

      Eliminar
  2. el amor es perfecto, nosotros perdemos el foco, jejej...lindisima entrada, beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. No sabemos (o no queremos) sentir la perfección. Los dramas, a veces, nos parecen más interesantes...
      Besos!! :-)

      Eliminar
  3. Ni siquiera el amor es perfecto!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice "escuchando palabras" yo creo que el amor sí es perfecto; somos nosotros los que lo hacemos imperfecto... parece que nos va la marcha :-P
      Besos, Patricia!

      Eliminar
  4. La maravilla de esa imperfección... no sería la mismo si lo esperamos perfecto...¿a dónde iría todo el torbellino de sensaciones?

    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, ese torbellino de sensaciones que nos atrapa; pero... llega un momento en el que apetece un amor equilibrado, sosegado, perfecto. ¿no? ;-)
      Beso grande, Abismo.

      Eliminar
  5. las cosas perfectas son un rollo repollo. las cosas buenas son normales, naturales, con su lado bueno y su lado malo. si no, es un asco.
    un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con sus luces y con sus sombras... como la vida misma. Supongo que todo depende de cómo nos enfrentemos a esas sombras, entonces de ahí se podrá sacar la perfección.
      Un beso fuerte!! :-)

      Eliminar