Cronograma de la felicidad II. :)

31 mayo 2013

  1. Ser consciente de que nada es imperecedero y a la vez todo es infinito.
  2. Saber que aunque poco a poco vaya llegando el final de una etapa, otra más brillante va abriéndose paso entre pensamientos caducos y falsas emociones.
  3. Leer lo escrito, poemas y pensamientos, y recordar una frase: Cuando escribes poesía no es tu voz de siempre la que habla, sino otra que se haya escondida en un pedacito recóndito del corazón.
  4. Disfrutar de la compañía de tu familia y festejar actos que, aunque no sean afines a tu sentir, aportan alegría a tu alma. 
  5. Contemplar la sabiduría innata de los niños. Los niños, por ser niños, están más cerca del universo. Es allí a donde debemos regresar.
  6. Escuchar a Zaz y no entender ni una palabra, y, aún así, decir: ¡Cómo me gusta esta canción! La música se escucha con los poros de la piel.
  7. Girar mi rostro al sol y descubrir en su interior la verdadera razón de estar vivos. ¡Jugar a ser un Sunflower!
  8. Leeros y compartiros. Y saber que todo anda bien.
  9. Aceptar la pérdida, ya sea grande o pequeña. Cada cual tiene un camino que recorrer y no siempre estos confluyen en el mismo.
  10. Darme cuenta de que el miedo y la ira no le hacen bien a mi estómago. El plexo solar siempre habla, solo hay que saber escuchar.
Fuerte abrazo a tod@a y feliz fin de semana.

:)

P.D: jejeje... encontré la canción traducida, y ahora me gusta aún más. 


4 comentarios:

  1. Con tus directrices la felicidad se tiene que lograr si o si. y la canción me ha gustado, pero no conocía nada de ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La felicidad está siempre ahí, solo hay que saber verla. ;-)
      Zaz tiene unas canciones super bonitas. Puedes escucharlas en youtube si quieres.
      Abrazo fuerte, Ester! :-)

      Eliminar
  2. Coincido en muchos aspectos, Carol. Me encanta la sabiduría innata de los niños y yo procuro no perderme nada de los avances de mi pequeño explorador. Y a esa voz misteriosa que escribe los poemas la llaman idiolecto, aunque puede recibir otros nombres. Es curioso cómo entramos en una dimensión extraña cuando componemos versos, y esa voz, ese río, nos dicta y nos guía su rumbo. Es la voz del corazón, pero también de las tripas, supongo, pues los maestros afirman que un poema se escribe con las tripas.

    Abrazo luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Idiolecto... qué bonita palabra, me la guardo! :-)
      Es verdad, muchos poemas se escriben con las tripas, es de las tripas desde donde surge muchas veces la revolución de las palabras.
      Beso grande, Anaís!
      :-)

      Eliminar