Cronograma de la felicidad: Semana I.

12 mayo 2013

  1. La playa. Transparente. Un embalse de tranquilidad. Sumergir los pies en sus frías aguas y sentir el cosquilleo de su espuma recorriéndome los dedos.
  2. El sol. Siempre vistiendo mi cuerpo con sus códigos de luz. Arrancando de mi corazón el pedacito oscuro que aún persiste y se niega a abandonar el cómodo regazo del miedo. Trocito a trocito conseguirá destruirlo.
  3. La risa. Pequeñas anécdotas que te hacen expulsar una carcajada de satisfacción. Una cura perfecta para estos tiempos convulsos.
  4. La huida. Noticias de escapadas que, si bien hacen que te plantees la fe en el ser humano, también te ofrecen un soplo de esperanza. (3 mujeres; 10 años...).
  5. "Y Lao Tse bajó de los cielos" (mi última novela). Conseguir darle, al fin, el tono adecuado. Ir ofreciéndole poco a poco su identidad y conseguir crear una portada sencilla (como yo quería) y a la vez reveladora. (¡Aplausos de satisfacción!).
  6. Permanecer inmutable a los juicios ajenos (harto difícil, pero no imposible). Darme cuenta de que no soy la persona que los demás ven en mí. Quien yo soy viene de mí y no de ellos (todo este argumento bien puede extrapolarse a ellos con respecto a mi mirada).
  7. Disfrutarme las horas con la acción evasora y divertida de "Iron Man 3" (me encantan las películas de superhéroes y si encima el protagonista es Robert Downey Jr mejor que mejor).
  8. Comenzar mi ritual de escritura leyendo un capítulo de la saga "Canción de hielo y fuego" (Juego de Tronos) y darme cuenta de que su lectura me inspira, no en el fondo pero sí en la forma.
  9. Saber que nunca he estado ni estaré sola, y que mi familia es una de las mejores familias que puedan existir (sabia elección) Gracias, gracias, gracias...
  10. Gracias. Muchas gracias a todas aquellas personas que desinteresadamente y buscando un pedacito de tiempo en sus vidas han dejado su opinión al pie de "La promesa", tanto si su veredicto ha sido positivo o negativo. Eso no importa. Me hace muy feliz y os lo agradezco de corazón. Gracias a todos los que han decidido seguir mis escritos, ya sea vía Blog, Facebook o Twitter. Vosotros, pocos o muchos, hacéis que siga queriendo escribir cada día. Abrazo fuerte a tod@s.

Y ahora... un poco de Natalie Merchant. Porque sí, porque la vida es dulce.


2 comentarios:

  1. Me ha encantado, que poco se necesita para ser feliz, o cuanto según se mire.Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Son esos pequeños alicientes de la vida. Esas escapadas al mar o al pueblo son necesarias; nos revitalizan. Me recuerdas a mí hasta hace poco. Cuando llegaba mayo solía coger mi maleta liviana y pasaba días o semanas sola en un pueblo marítimo. Era mi cura de soledad buscada, me llevaba libros y cuadernos y me pasaba el tiempo escribiendo en mi diario y paseando por la playa.

    Yo también soy una pequeña seguidora tuya. Espero este verano poder leerme al menos uno de tus libros. Mucha suerte y feliz cosecha. Un abrazo luminoso.

    ResponderEliminar