Días de limpieza profunda

13 junio 2013

Pues sí, queridos tod@s, estos últimos días han sido de profunda limpieza, tanto interna como externa. Necesitaba deshacerme de algunas incómodas "pelusas" que no me dejaban avanzar. El problema de las "pelusas" es que a veces se encuentran tan escondidas que no podemos verlas y para ello debemos remover a fondo nuestra casa y entorno para que salgan a la luz, y una vez que lo han hecho, entonces es pan comido. Cepillo y recogedor en mano las barremos y tiramos a la basura. ¡Zas!, ¡hasta nunca maldita pelusa! Algo así como lo que está sucediendo en nuestro mundo ahora. ¿Os habéis dado cuenta de la cantidad de "pelusones" mugrientos que están saliendo a la luz? No hay más que echarle un vistazo a la televisión para ver que algo está cambiando. Sí, la verdad es que en ocasiones puede resultar algo caótico y sentirnos incluso temerosos, pero también es cierto que si la suciedad no saliera nunca a la superficie jamás podría ser limpiada y eliminada. Eso es lo que yo le digo a mi madre cuando entre aspavientos grita: "¡Ay, dios! ¡Este mundo está peor que nunca!". Entonces piensa en el Apocalipsis, en terceras guerras mundiales y cosas por el estilo.
En fin, volviendo al tajo. La cuestión es que esta profunda limpieza ha hecho, para empezar, que cambiara el estilo de mi blog: un tono verde pastel para calmar las emociones (aunque ya sabéis que lo de cambiar el diseño de mi espacio es una de mis aficiones favoritas, así que no descartéis la posibilidad de un nuevo cambio ;-)). También me ha proporcionado la concentración suficiente para darle un último empujón a "Y Lao Tse bajó de los cielos" (eso de la maquetación digital a veces puede parecer un mundo) y espero tenerlo listo y publicado en un par de días. También he depurado algunos errores de la edición digital de La promesa que en un principio se me habían pasado por alto. Ahora parece que está todo en orden. Y por último, lo más emocionante para mí, y es que llevo ya algunos días con una extraña e imperiosa necesidad de crear un nuevo blog donde poder hablar sobre el "cambio interno". Sé que seguramente todos (o la mayoría) de los que siguen este blog no "conecten" con la temática de este nuevo espacio (o quizá sí), y está bien, como ya dije en la entrada anterior "cada persona tiene sus tiempos". De todas formas "El blog de Carol Munt" seguirá existiendo tal y como es, un lugar donde cuelgue mis escritos, poemas, hable de mis libros y ponga musiquita de esa que a algunos tanto os gusta :-).
Eso es todo... por ahora.

P.D: Parece que el calorcito ya está aquí y para celebrarlo me he puesto a bailar al son de una de mis canciones favoritas... Abrazo fuerte a tod@s!


2 comentarios:

  1. ¡Cuándo Lao Tse baje delos cielos , nos avisas a ver si lo encontramos!
    ..Ay la maquetación ..;pero bueno todo se aprende.
    No cambies mucho la cosas ¡Me gusta lo que haces!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Si creas el blog sobre el cambio interno, yo seré una de las seguidoras. La temática me gusta, y creo que lo sabes. Estoy inmersa en el yoga, la meditación y algunas lecturas espirituales. Un besazo.

    ResponderEliminar