Tarde...

19 septiembre 2013

Era tarde cuando las luces del camino se encendieron.
Tarde cuando el filo de la luna comenzó a despuntar.
La penumbra se apoderó de los árboles,
de su vaivén suave enmarcado por el firmamento,
estrellados ya los rincones más oscuros
tienden hacia el horizonte,
igual que tienden nuestras manos al amar.
Las noches de luz incandescente siempre me recuerdan a ti.
Las noches de oscuridad en el alma siempre me llevan a ti.
Ya era tarde cuando las luces del camino se encendieron,
tarde cuando el sueño se desvaneció en lo invisible.
Amanecer de fuego. Correr de nubes. Estallar de cielo.
De nuevo lo mismo. Siempre quedo esperando por ti.

1 comentario:

  1. Eres noctámbula, esperas siempre mientras es de noche, las horas mágicas, seguro que viene.

    ResponderEliminar