Saltos de grandeza

10 octubre 2013

La vida es un devenir de vientos
calmos unos, otros torbellinos
nos zarandean despojándonos de todo
cuanto creíamos de valor.
Y ya desnudos nos da por pensar:
las flores secas cuya vida es efímera;
el rayo de sol siempre acechado por el ocaso;
el mar, ahogado en su infinito abismo.
Noches y estrellas unidas por un manto de hueca oscuridad.
Mundos sin otros mundos. Soledad.
Eterna soledad.
Muchedumbre de corazones apagados
de memorias borradas en el inicio.
Principios que llegan a su fin.
Tiempos que se escapan más allá del tiempo.
Devenir del vacío.
Felicidad a ras del pecho.
Saltos de grandeza.
El día ha decidido ahuyentarse,
las sombras ya no seducen al dolor.

5 comentarios:

  1. Es el devenir, las fluctuaciones propias de la vida. A veces tenemos que ponernos a salvo de tanta furia, tanto ruido, tantos vientos... En fin.

    Que la luz pura interior guíe tu camino :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son emociones que surgen en un instante, como un torbellino. Luego con su expresión se desvanecen. ;)
      Abrazo fuerte Anaís. :)

      Eliminar
    2. Cierto, es necesario expresarlas porque, de lo contrario, nos devoran. Decía Frida Kahlo: “Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior.” Otro abrazo cálido para ti, y feliz fin de semana :-)

      Eliminar
  2. Es diferente, es triste, pero me gusta. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, es diferente. Me surgió así, en un momento.
      Me alegra que te guste, Ester.
      Abrazo fuerte :)

      Eliminar