Amores imaginarios

13 noviembre 2013

Hay amores que se te quedan incrustados en el corazón. No importa cuánto tiempo pase. Siempre consiguen sobrevivir en la memoria como un sueño imposible de alcanzar. Hay amores que por la imposibilidad de hacerlos realidad se perpetúan en los pensamientos y nos obligan a crear historias imaginarias que acaban desvaneciéndose en los días grises. Esos son los amores que nos permiten continuar. Igual que una señal en el horizonte que deseamos alcanzar. Esa meta nos mantiene continuamente con vida, pues es por ellos que sabemos que otro tipo de sentimiento existe en el mundo. El amor soñado jamás debe hacerse carne. Si fuera así habríamos matado a la creatividad.

Soñó con él,
y mantuvo por siempre ese sueño en su memoria.
No necesitaba más.

1 comentario:

  1. El amor soñado nos mantiene vivos esperando el amor real. Aquél que fue y ya no es, también puede ser un amor soñado y recreado. Un abrazo

    ResponderEliminar