De lo perfecto e imperfecto

10 noviembre 2013

Hoy el mundo se muestra diferente. Mi mundo. El domingo en Madrid ha amanecido soleado; es su luz la que me ha invitado a llenar mi habitaciones de notas y palabras. Escribo y escucho. El camino se ha tornado suave y despejado. Mercurio ya ha realizado su trabajo, aunque aún quedan algunos detalles por perfilar. Pequeñas aristas que cortar. Siempre queda algo que puede ser mejorado. Es lo que ocurre cuando pensamos que la perfección existe, que nunca cejamos en nuestro empeño. Hasta que nos damos cuenta de que la perfección solo es cuando la comparamos con lo imperfecto. A partir de ahí, cualquier suceso o materia puede ser realmente bueno e inmejorable si está construido con amor y buena voluntad. Es la esencia lo que convierte algo en perfecto; eso, y los ojos que lo miran. La mirada jamás puede equivocarse.

La perfección no existe por sí sola; 
es nuestra percepción lo que hace algo magnífico e insuperable. 

5 comentarios:

  1. Y ya sabemos que lo bueno a veces está reñido con lo mejor.
    Me gusta tu razonamiento, Carol. También tu blog, que enlazo con gusto.
    Un beso y encantada de conocerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te quedes por aquí; yo también te sigo :)
      Un abrazo, Isabel. Y... nos leemos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Carol, blogger se ha vuelto loco y no me actualiza tu blog. Me decía que lo último que habías escrito era hace siete meses... carita triste...
    En fin, además me sale como oculto y no puedo quitarlo!! Hija, qué difícil todo!!
    En cuanto a tu entrada, bien pensado. Los ojos se equivocan menos que la cabeza.
    Un beso enorme, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :( Vaya, a mí a veces también me pasa, que no me aparecen algunos blogs que suelo seguir y luego cuando me paso por ahí me doy cuenta de que han seguido activos sin yo enterarme. Espero que lo hayas podido solucionar.
      beso grande! :))

      Eliminar