Vendrá a mí cuando deje de importarme...

29 enero 2014

Ofuscarse no sirve de nada. Tratar de predecir cada segundo del día es como querer anteponerse a un futuro cuyas líneas aún no están escritas. Así que contemplo la nieve caer sobre las calles de la ciudad y me pregunto por qué nunca podrá cuajar bajo ese manto gris que cubre sus cielos. Sé que me repito, pero echo de menos los veranos, es por ello que trato de copiar sus colores en cada imagen que envuelve mi mundo. Los mido, reflexiono sobre sus tonos, calco la circunferencia del sol en las paredes pintadas de blanco, aunque a veces el gotelé me obligue a desviar la trayectoria o las manchas oscuras del pataleo infantil ensombrezcan alguna zona, entonces me imagino que en breve una tormenta de fuego hará explosionar la luz impregnando mi cuarto de playas y tardes de azul...

P.d.: recomendación del día: escribir como mínimo 1000 palabras más de la novela que tengo entre manos, y en los descansos escuchar la banda sonora de la última de los hermanos Coen "Inside Llewyn Davis" (fantástica película, por cierto), lo siento, soy una devota del Folk.


3 comentarios:

  1. Mucho ánimo con tu propósito de dar ese empujón a tu nueva novela, Carol. Y toda la suerte del mundo. Leyendo a Cioran estos días, llegué a un aforismo y me acordé de ti:

    "Decía el otro día a un amigo que, a pesar de no creer ya en la escritura, no querría sin embargo renunciar a ella, que trabajar es una ilusión defendible y que tras haber emborronado una página o simplemente escrito una frase me entran siempre ganas de silbar."

    Que nos acompañe siempre esa ilusión. Abrazo dominical.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el aforismo, Anaís, y describe a la perfección lo que siento muchas veces cuando me pongo a escribir. Hay algo que me empuja a ello aunque no tenga ganas... es una necesidad, una obligación que sale de alguna pequeña parte de mí. Hay que hacerle caso a esa voz...
    Un abrazo grande, grande, y... a disfrutar de este domingo soleado. ;)

    ResponderEliminar
  3. Ánimo, suerte, y que la musa te encuentre trabajando :)

    ResponderEliminar