Colgada del filo de una sonrisa...

23 febrero 2014

Abrió su corazón a los intrusos que hacía tiempo escarbaban en los márgenes de su pecho.
Los dejó entrar de puntillas, en silencio. El miedo siempre pudo más que la agonía del sentir bien.
Apartó la timidez de sus ojos y de sus manos y dijo: "Ven. La vida son solo unos escasos momentos que se perpetúan en el olvido".
Luego sonrió ante la incertidumbre. Primero dibujó una línea cóncava derecha al cielo que dejó entreabrir poco a poco hasta expulsar un aire ya enrarecido por las ligaduras, y entonces el sonido de una melodía surgió, con gracia y ritmo, inundando el vacío.
La vida ya nunca volvió a ser la que había sido hasta entonces. Los rincones oscuros se llenaron de brillo y la mugre tintando las paredes se limpió de soplos y aire, contaminando sus días venideros de sol.

P.D: Feliz "Sunday" a todos. Esta vez, sí que sí. :)


2 comentarios:

  1. Es precioso ese despertar de la timidez que describes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu manera de escribir. Sigue así.

    ResponderEliminar