No. No me importa si llueve...

10 febrero 2014

Ya no recuerdo la última vez que la lluvia nos dio una tregua. La última vez que el viento del norte calmó sus ansias de conquista. La nieve se apodera de las tierras que por derecho le pertenecen, y el mar avanza en su batalla por hacerse con las orillas. Los mismo ocurre con el cuerpo, que de tanto subir peldaños su alma termina por desbordarse de los límites impuestos en un principio. Las lágrimas se nos caen a borbotones formando olas que limpian la oscuridad a su paso; el frío irrespirable explota en nuestros pulmones arrasando con el dolor enquistado en el corazón. Somos un pedacito de mundo, de naturaleza viva. Nosotros también somos mareas y lluvia; somos tormentas y desierto. En nuestra venas crecen los arbustos, árboles que con el paso del tiempo darán sus frutos. Es la lluvia la que los hace crecer y rociar de flores los bordes de nuestra piel. No. No me importa si llueve. En las nubes tornasoladas siempre encuentro alguna imagen que me invite a escribir una historia.

P.D. Buen Lunes a tod@s. :)

4 comentarios:

  1. Como siempre...precioso!!
    Sigue asi! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Laura! Con seguidores como tú es fácil continuar ;)

      Eliminar
  2. Me ha sorprendido tu prosa grácil y profunda :)
    Gonzalo lee martin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya sorprendido :) Buen miércoles...

      Eliminar