Cuando crees vivir en el interior de tu novela.

26 abril 2014


—El lunes no podremos quedar —dijo mi amiga—. Tengo algo importante que hacer.

—Sí, yo también —afirmé—. Pero ahora no recuerdo el qué…

No era cierto. Luego lo supe. Vino a mí como un destello de luz. No era yo quien tenía algo importante que hacer. Eran los personajes de mi novela. Hacía un par de días que había pospuesto la escritura del siguiente capítulo. Un lunes en el que un suceso significativo debía tener lugar. Entonces me sonreí. Aquel lunes había quedado grabado en un trocito de mi cerebro como algo real que tenía que ocurrir. Algo real, sí. Pero no tangible. O quizá sí. Perceptible solo por los ojos de la imaginación. 

(Basado en hechos reales)


2 comentarios:

  1. Muy bueno. Un placer conocerte y gracias por seguirme en Twitter. Nos vemos en los blogs!

    ResponderEliminar
  2. Encantada, Raúl. Y bienvenido a mi Blog. :)

    ResponderEliminar