Tropecientasmil formas de mirar feliz...

17 abril 2014

El brillo irisado de una pompa al contacto con el viento. El mar rugiendo infinitos más allá del firmamento. La espuma que viene y va tras los maderos de un acantilado. El resurgir de la noche tras un día de destellos bajo un cielo azul. El caer sobre el asfalto y aprender a incorporarse, luego reír a carcajadas. Seguir riendo mientras te pierdes en la mirada de un corazón palpitante de felicidad. El aire despeinando pestañas. Parpadeos entre haces de luz. El arrullo de un riachuelo a su paso entre la maleza. La maleza vestida de verdes, ocres y amarillos. La escalada. La montaña. La cima de la montaña. La bajada. Descansar a la sombra de un árbol centenario. Y continuar. Como si hoy fuese el primer día del resto de tus días. Como si hoy fuera el único momento que tienes para ser libre y sonreír. 
Porque sí. Porque ya es hora.



2 comentarios:

  1. Fabuloso. La felicidad se halla en el corazón. Sigue así, con esa mirada límpida. Pasa unos estupendos días de descanso. Un abrazo.

    ResponderEliminar