Una decisión difícil pero liberadora...

05 abril 2014

Hoy he tomado una drástica y difícil decisión con respecto a la novela que tengo entre manos. Se trata de un momento clave que en un principio decidí no contemplar, por lo dramático del hecho. Pero últimamente he estado dándole vueltas al asunto y no me queda más remedio que introducir ese giro, y no porque la imaginación me haya abandonado, no; es porque debe ser así. Porque todas las líneas argumentales me conducen a ello y porque me gusta plasmar en mis novelas la realidad tal cual, y la realidad, a veces (muchas) es triste. Y no diré más. Solo anunciar que aunque haya sucesos tristes también existen los finales felices; y ahí lo dejo...

P.D: Y entre medias de esta vorágine de indecisiones, ya estoy dándole vueltas a la siguiente novela... Reconozco que Lykke Li ha sido la culpable. Fue escuchar su "Love me like I´m not made of stone" y ¡Zas! la historia fue cobrando vida propia. Pero por ahora tendrá que esperar en el cajón de mis futuros proyectos. Nada, un poquito de paciencia. 
Feliz Sábado a tod@s. :)

3 comentarios:

  1. Un arte vivo tiene que estar atento a los imprevistos. De hecho el arte se construye así, trenzando miles de imprevistos.

    Un abrazo Carol.

    Y una preciosidad la canción, no la conocía :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Ximo, tú lo has dicho: "El arte vivo". Los giros imprevistos proceden de ahí, de la realidad viva del momento.
      La canción es bonita, ¿verdad? :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pues si la historia tiene que girar, que gire. Todos sabemos que a aquello que tiene vida propia hay que darle libertad para elegir su propio camino, sea éste como sea.
    Un beso.

    ResponderEliminar