De ausencias breves y retornos

06 octubre 2014

Un mes es más que suficiente para darte cuenta de que la vida no es solo un sendero trazado en línea recta. Hay dobleces, recovecos, piedras y montañas; huecos y vacíos interminables. Luces y sombras. Y aun así continuamos, y regresamos; nos perdemos y retornamos al mismo punto de partida. No hay más. He vuelto.
En breve subiré un nuevo capítulo de "Nunca dejes de mirarme" y así hasta su final. Luego retomaré de nuevo la escritura de "El punto medio del corazón", con algunos cambios en su forma.
Escribir es dejar un pedacito de ti en cada palabra y hay veces (muchas) que ese pedacito se transforma obligándote a mirar con otros ojos la realidad, quizá más profunda, más llena de otros matices. Cuando uno cambia, sus obras cambian. Y ese hecho hay que aceptarlo sin rechistar.
Lo dicho, me alegro de volver a este mi hogar. Ahora, solo resta ponerse las pilas.
Un fuerte abrazo a tod@s. Allá vamos.

P.D: ¿Conocéis a Rebeca Jimenez? Pues aquí va una de sus canciones... Seguid la señal.


2 comentarios:

  1. Pues eso, a ponerse las pilas :)
    Ánimo con tus proyectos literarios.

    Un saludo.

    ResponderEliminar