LAS 9 PEORES FORMAS DE COMENZAR UNA NOVELA

27 octubre 2014

Hace ya algún tiempo vengo leyendo artículos y entradas en blogs literarios de habla inglesa que me resultan muy interesantes. Normalmente suelo compartirlos en Twitter, pero últimamente he pensado hacer lo mismo en el blog. Es cierto que mi inglés deja mucho que desear, pero con todo y con eso pondré todo mi empeño en realizar una buena traducción (y, por supuesto, me servirá para perfeccionar dicho idioma).

Para empezar, he decidido compartir con vosotros un post muy bueno que Nate Philbrick publica en su página web; en él enumera una serie de errores que muchos escritores noveles y no tan noveles debemos evitar si queremos comenzar de forma correcta una novela. Se trata de una lista basada en las opiniones de numerosos agentes literarios y editores, aunque Nate también cuela alguna que otra sugerencia que, a mi parecer, es bastante acertada.

Aquí va la lista:


  • COMENZAR LA NOVELA CON LA SECUENCIA DE UN SUEÑO.
"Como lector -dice Nate-, esta es en potencia la forma más irritante de comenzar una novela. El héroe o heroína se enfrenta a algún desafío épico y temerario de buenas a primeras. Lo que hace que esté inmediatamente intrigado. Luego, resulta que las cinco primeras páginas de la novela eran solo un sueño que poco o nada tiene que ver con la historia real".
Aunque como bien dice Nate, "describir los sueños es una buena manera de revelar los temores, aspiraciones, preocupaciones y acciones pasadas de los personajes; pero hacerlo en las primeras páginas de la novela te hace parecer: a) estás desesperado por comenzar de una manera divertida y diferente a lo que sería un capítulo aburrido. b) Es lo primero que te vino a la cabeza y decidiste escribirlo".
Comenta también que "si eres escritor de novela fantástica y un alternativo mundo de ensoñación forma parte integral de la historia, entonces eso es algo diferente. Pero para el 99% de los demás escritores, lo mejor es evitar ese enfoque".

  • COMENZAR LA NOVELA HABLANDO DEL CLIMA.
"Comenzar el primer capítulo o escena con una descripción del clima es un pecado capital -comenta Nate en su blog-. Probablemente no tiene nada que ver con la historia. No se refiere al protagonista ni a ningún otro personaje y seguramente a nadie le interese.
Otro gran problema que existe con esta táctica es que, sobre todo entre los escritores noveles, es una manera fácil de hacer alarde de una escritura elegante y de las habilidades poéticas. No es necesario, mucho menos en las primeras páginas.
Ahora bien, quizá puedas decir: ¿Qué ocurre si el clima es realmente esencial para los acontecimientos que suceden en la primera escena? Mi respuesta es: a) hay una probabilidad del 90% de que realmente no lo sea; y b) siempre se puede describir el clima unos párrafos más abajo sin llegar a ser tan chocante". 

  • EMPEZAR NUESTRO PRIMER CAPÍTULO CON LA DESCRIPCIÓN DE UN DÍA NORMAL.
Según comenta Nate, este es un recurso muy utilizado tanto por escritores noveles como los ya consagrados. "Muchos escritores creen que comenzar una novela describiendo en las dos o tres primeras páginas cómo es la rutina en un día normal de Billy, ayudará a los lectores a identificarse con el protagonista (Billy) y a simpatizar con él cuando, llegado el problema, su mundo se ponga patas arriba. Y la verdad es que "el día normal de Billy" probablemente conlleve dos grandes problemas: a) es aburrido. b) no existe ningún conflicto".

  • COMENZAR CON EL SONIDO DE LA ALARMA DESPERTANDO AL PROTAGONISTA.
"El principal problema al iniciar una novela con el despertar del protagonista tras el sonido de la alarma, en un día soleado o con los pájaros piando (o peor, todo junto) es que resulta flojo. Si leo algo así -dice Nate-, asumo automáticamente que el escritor no tiene ganas de tomarse el tiempo necesario para elaborar las primeras páginas de su novela; da igual lo bien escrito que esté el resto".

  • CUANDO EL PROTAGONISTA LLEGA TARDE A LA ESCUELA.
"Es un cliché -comenta Nate-. Y, otra vez, flojo. El escritor puede ser mucho más creativo".

  • COMENZAR CON EL PUNTO DE VISTA DE UN PERSONAJE QUE NO ES EL PROTAGONISTA.
"Nunca es buena idea comenzar una novela desde la mente de otro personaje que no sea el protagonista. Los lectores comienzan a identificarse inmediatamente con la persona que aparece en la primera página, y si resulta que esa persona no es el personaje principal, los lectores se mostrarán confundidos en el mejor de los casos, y posiblemente frustrados con el cambio forzado de identificación. 
En mi opinión -dice Nate-, la única manera de evitar este problema es comenzar la novela con una escena donde se muestre el punto de vista del villano; ya que este va a ser el que ponga en problemas al protagonista. Aunque es complicado hacerlo sin que resulte un cliché".

  • EMPEZAR CON LA DESCRIPCIÓN DE UN PAISAJE.
"Una vez más, la descripción es una mala opción para los primeros párrafos de una novela. Es aburrido, carece de conflicto, y seguramente sea irrelevante para la trama".

  • COMENZAR CON LA DESCRIPCIÓN DEL PERSONAJE.
Nate esgrime varias razones por las que nunca se debe comenzar una novela describiendo al personaje principal: a) nuevamente, resulta aburrido. b) es inevitable que al final la personalidad y el físico del personaje se acaben revelando a lo largo de la novela. c) no es importante para la trama, al menos no todavía. 
"Sí, existen varias formas de hacerlo, sobre todo si el protagonista tiene una serie de características poco usuales que hay que describir o si eres excepcionalmente creativo e ingenioso en la forma de hacerlo. Pero teniendo en cuenta que la primera línea o párrafo debe captar la atención del lector, es mejor evitarlo". 

  • EMPEZAR CON SALTOS EN EL TIEMPO O RECUERDOS.
"Muchos escritores, editores y agentes literarios desaprueban los "flash-back" independientemente de donde se encuentren en la novela. Comenzar con una imagen del pasado para luego forzar al lector a dar un salto hacia delante en el tiempo y esperar que ellos disfruten del paseo es sencillamente imperdonable. Comienza directamente con la historia, por favor".
"Por supuesto, siempre hay formas de hacerlo y acabar con un buen principio de novela ; pero, por desgracia, yo no puedo decirte cómo hacerlo. Todo depende de lo creativo que seas".

Y hasta aquí los consejos que Nate Philibrik nos da para evitar comenzar una novela con mal pie. Yo estoy de acuerdo con unos, con otros no tanto; pero aun así resulta interesante y hace que te replantees algunas cuestiones en las que antes no habías reparado. Y a vosotros, ¿os ha resultado interesante?

Un fuerte abrazo y hasta la próxima.

Para más información, podéis leer el artículo íntegro AQUÍ. 

2 comentarios:

  1. Mucha razón no le falta, aunque yo de muchas no me había dado cuenta. Lo de describir paisajes y el clima me resulta especialmente tedioso, eso sí.

    ¡Saluditos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información. Me ha parecido muy practica.
    Saludos

    ResponderEliminar