Todo llega, todo pasa. Todo viene y va.

11 noviembre 2014

Hace un par de años cerraron la pastelería de al lado de mi casa. Era una buena pastelería. La mejor. Sus pasteles se deshacían como azucarillos en la boca, y todos eran diferentes, su sabor, su textura. Cada navidad hacíamos cola en la puerta para comprar el tan ansiado roscón de Reyes; la fila de personas daba casi la vuelta a la manzana, y no importaba que lloviera o nevara; el olor que manaba de su interior era estímulo suficiente para tenernos a todos anclados a nuestro sitio, esperando con paciencia el momento de soportar con alegría el peso del dulce en nuestras manos. Pero eso ya pasó. Cerraron, y eso es todo. Este año hemos decidido elaborar en casa nuestro propio roscón y sé que será toda una aventura. Será la primera vez, porque donde una puerta se cierra otra se abre.

Hace un par de meses una de mis muy mejores amigas se casó. Tras largos años de espera, de angustias amorosas, de charlas entre cerveza y cerveza, encontró por casualidad al hombre de su vida y seis meses después se casó. La ceremonia fue preciosa y el banquete genial. Todos llevábamos una sonrisa sincera en los labios, porque sí; porque todo pasa y al final, todo llega.

Hace un par de semanas, al despertar, sentí una ligereza inusual en mi cuerpo. Después de algún tiempo con un temor indescriptible agazapado en mi interior, aquella mañana supe que ya no estaba; se había desvanecido; apagado, como cuando accionas un interruptor y la luz aparece iluminando la oscuridad. Ese temor había sido el muro ante mis ojos, la piedra en mi camino, la montaña abrupta y escarpada que escalar cada día, y de buenas a primeras ya no estaba. No estaba la brecha, ni el abismo, igual que un círculo que se cierra, una red segura que nos ampara. Porque sí, porque al final, el día menos insospechado todo acaba por irse y lo esperado acaba por venir. 

Hace un par de días, después de ocho años de silencio, salió a la luz el nuevo disco de Damien Rice y yo, en mi infinita felicidad, lo escuché como aquel que encuentra un tesoro y sonríe medio loco. Porque sí, porque tarde o temprano las cosas buenas suceden y las malas se dejan atrás...

Un fuerte abrazo a tod@s y... hasta la próxima. :)



(Traducción)
No me ofrezcas algo para que lo cuide entre mis manos, algo más en lo que creer, porque eso se acabó, y con ello, tus motivos por los que querer quedarte, tus razones por las que querer cambiar. Mis razones por las que hice todo esto por ti. En fin, lo he intentado pero no me encaja en esta caja en la que estoy viviendo. Podría volar en libertad, pero posiblemente tú tratarías de enjaularme. Y lo he intentado pero no me encaja en esta caja a la que tú  llamas regalo. Bueno, yo podría volar salvaje y libre, pero Dios no lo quiera, porque entonces, posiblemente tú me envidarías. Así que no regales amor con un montón de reglas, porque esa clase de amor, es sólo para tontos. Yo ya lo he superado. Y mis razones para alejarme.Mis razones para querer cambiar. Mis razones por las que perdí todo contigo. En fin, lo he intentado, pero no me encaja en esta caja en la que estoy viviendo. Podría volar en libertad, pero posiblemente tú tratarías de enjaularme...

4 comentarios:

  1. Todo pasa y todo llega. Tantas cosas, buenas y malas, que dejamos atrás. Y tantas cosas, buenas y malas, que nos falta por vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Carlos. Gracias por pasarte por aquí. Un saludo :)

      Eliminar
  2. Oye, qué estupendo que hayas dejado atrás eso que oprimía tu pecho, ese temor indescriptible. Nada mejor como soltar lastre. ¡Te felicito! En ese aprendizaje, en esa ruta de crecimiento, nos hallamos todos. El tiempo finalmente recoloca todas las cosas, ¿verdad que sí? Ay, Damien, qué excelente canción. Te agradezco la traducción ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Anaís, en esa ruta de crecimiento estamos todos ;) Me alegra que te haya gustado la canción. Maravilloso Damien ¿verdad? Por cierto, la traducción no es mía, es de un blogg que sigo desde hace tiempo que se llama "Mi canción de hoy", me encanta. Fallo mío no haber puesto la fuente. Ahora mismo lo hago :) Abrazo fuerte, fuerte.

      Eliminar