Muchos deseos, otras vidas.

21 enero 2015

Desearía poder pintar enormes cuadros de color profundo; trazar en él los caminos luminosos que a veces sueño en la vigilia; pinceladas de diversos tonos donde exponer la faz limpia de aquellos todos que me rodean. Desearía saber conducir e ir a toda velocidad mientras emana ruidosa la música armoniosa que equilibre mi pecho entre curva y curva, entre loma y loma. Desearía ser una virtuosa de la guitarra y cantar al compás de ritmos suaves que estructuren ideas, pensamientos que fluyen a la velocidad del infinito. Desearía ser y no soy, pues lo que soy es solo una parte exacta de lo que debo ser. Y es en ese instante de certeza donde conozco mi lugar y mi dirección. Esto es ahora, en esta vida; en la que únicamente se me dio el permiso de desear en palabras, de exponerlas en una página en blanco. Siempre puedo desear al son de un teclado, y hacer que estos se cumplan trazando otras vidas ajenas. Que así sea...


No hay comentarios:

Publicar un comentario