Grandes satisfacciones sobre "Y Lao Tse bajó de los cielos"

14 agosto 2015



Es curioso, comencé a escribir "Y Lao Tse bajó de los cielos" un año antes de acabar mi primera novela, "La promesa", pero no fue hasta dos años después de ver esta última la luz que la autopubliqué en Amazon. Desde el primer momento supe cuál sería su título y también supe que jamás lo cambiaría, por mucho que una parte de mí, aquella que surge en momentos de confusión, me dijera que quizá fuera poco atractivo a la hora de vender y promocionar la obra. "Me da igual", me dije. Y es por ello (supongo) que sus ventas no han sido demasiado elevadas; excepto cuando uso la promoción gratuita de Kindle, entonces se posiciona en cuestión de horas en los primeros puestos de los más descargados. Es probable que el título lleve a error a muchos, pensando que van a encontrarse una historia poco atrayente e incluso aburrida. Otros, quizá nunca hayan oído hablar del gran filósofo Lao Tse y de su obra Tao Te King (si es el caso, AQUÍ podéis saciar vuestra curiosidad). Fue la lectura de su única obra la que me llevó a escribir "Y Lao Tse bajó de los cielos". Una tarde, según leía sus versos, me dije "¿Y si utilizo la filosofía del Tao para escribir una historia de amor?". Se trata, eso sí, de una reinterpretación de los preceptos del filósofo, y es que el Tao Te King, a mi juicio, es insondable y su "verdad" entendible solo con el intelecto del corazón.

"Y Lao Tse bajó de los cielos", en su mayor parte, expone un diálogo entre Bruce y Claudia, dos amigos que, tras unos años sin verse, se reúnen una noche de agosto en la azotea de la casa de esta para observar la lluvia de Perseidas. Desde el ocaso hasta el amanecer ambos mantienen una conversación en la que tratan temas sobre "El Miedo", "La Verdad", "El Amor", "La Unidad", "La Belleza", "El Bien", "El Mal"...

Todos los comentarios que he recibido sobre el libro han sido buenos, eso sí, ninguno dejado en Amazon; la mayoría a través de Twitter y otros por Facebook. Unos dicen que ha sido una grata sorpresa descubrirlo; que aunque es una novela corta han disfrutado mucho leyéndola y otros la tienen como libro de cabecera... (esto último me deja entre conmocionada y dando brincos de alegría).
Es un libro que, aun siendo el menos vendido, es del que más orgullosa estoy, por todo el proceso de creación, en ocasiones frustrante pero siempre revelador; por todas las cosas buenas que dicen de él los lectores (aunque sean pocos) y por todo cuanto me ha enseñado, tanto a nivel literario como personal. Y por su banda sonora, que me encanta ☺♥


1 comentario:

  1. Acabo de comprarlo ahora mismo por Amazon. Ya leí anteriormente "La promesa" y me enamoré (más todavía) de tu forma de escribir, así que en cuanto acabe la lectura que tengo entre manos ("El guardian invisible" de Dolores Redondo) me zambullo de pleno en el tuyo. Tengo curiosidad por ese dialogo entre Bruce y Claudia... ;)

    Besitos a montones, Carol!

    ResponderEliminar