LA TRISTEZA COMO IMPULSO CREADOR

30 octubre 2015

Dicen que los artistas crean desde la tristeza. Pues solo desde ella somos capaces de sumergirnos en los recovecos que conforman nuestra alma. Dicen que el dolor es el acicate que nos impulsa a caminar, aunque en un principio permanezcamos bajo el cobijo de la inmovilidad. Llega un momento en el que, de repente, somos conscientes de nuestro verdadero camino. Y hacia allí nos dirigimos, aunque el sendero sea arduo y sinuoso; y la incertidumbre haga de las suyas en los momentos más inoportunos. Dicen que la aflicción es lo único que nos propulsa hacia los otros; a mirarnos a los ojos; a observar el mundo alrededor y a preguntarnos "¿Por qué?". La melancolía es fuente de certezas... De ella emanan las preguntas y en ella se hallan las respuestas. La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de los otros. Y en estos tiempos solo necesitamos echar un vistazo a todo cuanto nos rodea para tener la posibilidad de empatizar a cada segundo. La felicidad está bien como medio para sonreír ante las alegrías ajenas y propias; pero la tristeza... la tristeza nos obliga a ir al otro lado del abismo. Es en la tristeza donde se encuentra el grito desesperado por vencer el miedo; por transformarnos y transformar el mundo. Y el mundo se transforma a través del acto creador de soñar que una humanidad mejor siempre es posible.

P.D: Esto es lo que tiene escuchar el último disco de Amaral. Sin música yo no tendría musas; es posible incluso que jamás hubiera llegado a escribir una palabra de mis novelas. Me siento afortunada, ahora sé que mi inspiración jamás se agotará. ;)


No hay comentarios:

Publicar un comentario