CRÓNICAS DE UNA #ESCRITORA: MI RITUAL C&C...

23 noviembre 2015

Reconozco que desde que me compré la agenda mi vida literaria se ha visto completamente organizada. Hay que ver lo que puede hacer una idea convertida en propósito y grabada a fuego en las ganas. El caso es que desde que mis horas se han visto estructuradas los días me duran más. La procrastinación ya no me persigue como lo hacía antes. En cuanto suena el despertador me pongo en pie como si hubiese sido propulsada por un muelle gigante; leo en la agenda las tareas por hacer y me pongo manos a la obra hasta que están todas acabadas. Dicen que para que una acción se convierta en hábito debe ser ejecutada durante 21 días seguidos... ya me queda menos. Por el momento he avanzado bastante en la escritura de mi siguiente novela "Nunca dejes de mirarme". Algunos ya sabrán que la historia andaba ya por su capítulo número 19 cuando decidí hacerla desaparecer de Wattpad (Sorry, sorry y un millón de Sorrys); pues bien, aquellos capítulos los subía directamente a la aplicación nada más escribirlos, como si fuera un borrador; ahora lo que estoy haciendo es darles más volumen, color, perspectiva... desarrollando más los personajes, enriqueciendo los diálogos. Sabía que esta historia tenía muchas posibilidades cuando la volví a leer y así es. Luego, de tanto en tanto, en mis horas de lectura sobre todo, mi imaginación comienza a hacer de las suyas plantándome delante de las narices ideas para próximas novelas. Ya tengo tres ideas, y dos de ellas son para sendas trilogías (así es na´); total, que entre idea e idea a veces tengo que centrarme, practicar mis ejercicios de meditación y seleccionar de entre todo el imaginario las representaciones mentales que corresponden a la novela que estoy escribiendo. Para ello empleo también mi ritual; esto es: C&C; o lo que es lo mismo: CIGARRO Y CANCIÓN*. Justo antes de comenzar a escribir el correspondiente monto de palabras que van dando vida a la novela, me planto los auriculares, doy al play de alguna canción que forme parte de la banda sonora de la historia y me fumo un mini Manitou Organic fabricado artesanalmente por mí. (Lo de mini es cierto; lo de Organic tengo mis dudas) Y en ese transcurso de cinco minutos van pasando por mi mente las siguientes escenas de lo que en breve se convertirá en palabras...
Y dicho esto, aquí va otra de las canciones que me meten de lleno en la escritura de "Nunca dejes de mirarme", por su melodía y por su letra...





*Sí, ya sé que fumar mata. Así que no; no sigáis este ritual. Este ritual es mío y solo mío...
Un abrazo a todos y sed felices ;)

2 comentarios:

  1. Hola!!! me parece que voy a tener que imitarte, porque tengo mcuhas cosas que hacer y no tengo tiempo porque lo esperdicio de una manera u otra. Me alegro que tu lo hayas solucionado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Siempre he sido muy organizada pero me falta la disciplina, habrá que comprarse una agenda y cumplir las pautas. Otra novela eres una escritora imparable.Abrazos

    ResponderEliminar