CRÓNICAS DE UNA ESCRITORA: "DIEZ REGLAS QUE TODO ESCRITOR DEBERÍA SEGUIR A LA HORA DE ESCRIBIR UNA NOVELA"

04 enero 2016


Hace un par de días encontré, gracias a mi amigo Pinterest, un artículo del New York Times (qué "cool" soy) en el que Elmore Leonard, un escritor de novela policíaca y guionista ya fallecido, exponía sus diez reglas de oro para escribir una buena novela o al menos decente. Al leerlas me dije: "Vale, nada nuevo bajo el sol". Aunque luego me puse a meditar sobre ello... En los últimos meses han sido numerosos los libros que he leído sobre el oficio de escribir, además de unos cuantos artículos sobre reglas y consejos para llevar a buen término nuestra historia; y es curioso, pero en todos ellos hay algo que se repite sin cesar, y son precisamente estas diez reglas. Y ya sabéis lo que dicen: "Cuando el río suena, agua lleva". Personalmente, reconozco que desde que tuve conocimiento de ellas trato por todos los medio de llevarlas a cabo, aunque no siempre lo consigo (soy algo rebelde por naturaleza). Pero cierto es que las tengo siempre muy presente. Estas diez reglas son:


  • Nunca comiences una novela hablando del clima.
Cuando el lector comienza a leer una novela, lo primero que desea es encontrar a nuestro personaje principal. Pero si transcurridas cinco página lo único que aparece es la descripción exhaustiva del cielo, las nubes, la lluvia cayendo sobre el asfalto repleto de hojas en un día otoñal, el lector se aburrirá y dirá "adiós, muy buenas" a la historia. Otra cosa es utilizar el clima para, a través de un par de pinceldas, remarcar la atmósfera en la que se desenvuelve el protagonista.

  • Evita los prólogos.
Si se trata de un libro de no-ficción está bien utilizarlos; pero en caso de novelas de ficción, el prologo no es más que parte de la historia, por lo que puede introducirse de forma hábil en ella sin tener que mostrarla de manera separada.

  • Nunca (o casi nunca) utilices otro verbo que no sea "dijo" como atributo en los diálogos.
En el genial libro: "Escribir ficción. Guía práctica de la famosa escuela de escritores de Nueva York", Allison Amend, escritora y profesora de la mencionada escuela dice:
"Una de las convenciones del diálogo es el uso de muletillas. En los diálogos, la mayoría de los escritores añaden muletillas, también conocidas como atributos, que nos permiten saber quién dice qué. "Dijo" es la muletilla usada con más frecuencia. De hecho, podrías utilizar solo "dijo" y probablemente nadie se daría cuenta. Tal vez te parezca tedioso escribir una y otra vez "él dijo", "ella dijo", "el perro dijo", pero el lector está entrenado para ver esas muletillas y orientarse, al igual que las comas indican pausas. Los lectores ni siquiera se dan cuenta de que has usado la palabra "dijo" 507 veces. "Dijo" se vuelve invisible".

  • Nunca utilices un adverbio para modificar el verbo "dijo".
Para Elmore Leonard esto es un "pecado mortal", pues es la forma más descarada que tiene el escritor de exponerse a sí mismo, cuando, en todo momento, el escritor debe ser completamente invisible en la historia.
En este caso Allison también tiene algo que decir: "Los adverbios en las atribuciones tienden a hacer que el autor parezca un aficionado. Deja que sea el contenido de lo que esté diciendo el personaje, lo que le diga al lector en qué tono lo está haciendo y no hagas que tus personajes hablen "coquetamente", "maliciosamente" ni "sarcásticamente".

  • Mantén los signos de admiración bajo control.
Mejor mostrar con palabras la exclamación que con signos. Según Elmore Leonard, no están permitidas más de dos o tres palabras o frases entre exclamaciones por cada 100.000 palabras.

  • Evita utilizar la expresión "de repente".
Según Elmore Leonard aquellos que utilizan demasiado esta expresión, suelen tener poco control también a la hora de utilizar los signos de exclamación. (Creo que este punto es bastante subjetivo, aun así es un factor a tener en cuenta).

  • Utiliza los dialectos y las jergas de forma moderada.
De nuevo, Allison Amend nos ilumina en este ámbito: "Los dialectos son como caminar sobre cáscaras de huevo, debes hacerlo con cuidado. No es fácil hacerlo bien, e incluso si se hace bien puede distraer al lector. Si se presenta de manera descuidada, un dialecto corre el riesgo de sonar trillado, exagerado o incluso ofensivo".

  • Evita las descripciones detalladas de los personajes.
Ya lo dijo Stephen King en su revelador "Mientras escribo": "Una descripción insuficiente deja al lector perplejo y miope. El exceso de descripción lo abruma con detalles e imágenes. El truco es encontrar un buen punto medio. A mí, la literatura que describe exhaustivamente las características físicas y la indumentaria de los personajes me deja bastante frío. (Me irrita especialmente el inventario de guardarropía. Si tengo ganas de leer descripciones de prendas ya pediré un catálogo). No recuerdo muchos casos en los que sintiera la necesidad de describir el aspecto físico de los actores de una historia mía. Prefiero dejar que les ponga cara y cuerpo el lector".

  • No entres en demasiados detalles describiendo lugares y cosas.
Las descripciones largas y detalladas paralizan la acción y la corriente de la historia; además de aburrir al lector. Lo primero es opinión de Elmore Leonard, lo segundo es opinión mía (y de otros muchos lectores).

  • Intenta quitar las partes que los lectores tienden a saltarse.
Dice Elmore Leonard: "Si suena a escritura, reescríbelo. O, si el uso formal se cuela en el camino, puede que tenga que irse". O mejor, utiliza la fórmula de Stephen King, esta es: 

2ª versión del libro = 1ª versión - 10%. 



Es decir, que para escribir una novela decente debemos ser precisos, ahorrativos, sencillos e invisibles como narradores. Ahí es nada... 

Y hasta aquí todo por hoy. Hasta pronto y sed felices ☻


9 comentarios:

  1. Reglas no sólo para escritores. Un aplauso👏👏👏😊👏👏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dolors. Me alegra que te haya gustado. Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://tintasobrepapelmojado.blogspot.com.es/


    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  3. No solo para escritores. Me ha encantado tu entrada. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  4. ¿Solo diez? (broma, broma...). Gracias por la entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, la verdad es que hay muchas más. Pero con diez (por ahora) tenemos suficientes. Cumplir solo con estas, a algunos (como a mí), puede darnos más que un quebradero de cabeza. :P Un saludo.

      Eliminar
  5. Genial, me ha sabido a poco, pero me ha gustado mucho.
    Normas que habrá que tener en cuenta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Sí, habrá que tener estas normas en cuenta ;)
      Un abrazo.

      Eliminar