PRESENTACIÓN DE "NUNCA DEJES DE MIRARME"

07 abril 2016

Todo comenzó hace tres años. Por aquel entonces frecuentaba algunos foros y blogs literarios donde se invitaba a los "usuarios" a mostrar sus escritos. En una de estas ocasiones propusieron crear una novela a "diez bandas"; esto era: formar grupos de diez participantes en los cuales se iría desarrollando una historia a partir de un primer capítulo. Este primer capítulo sería propuesto por cada uno de los integrantes del grupo y posteriormente votado. El que más puntos obtuviera sería seleccionado como el germen de la trama y así sucesivamente hasta crear una novela completa.
La propuesta captó mi atención y decidí participar enviando un primer capítulo de cinco hojas. Ese primer capítulo contenía la idea principal de "Nunca dejes de mirarme"; digamos que fue la primera chispa... Mi capítulo consiguió el mayor número de votos y fue elegido de entre otros muchos para configurar el argumento. Sin embargo, después de algunos meses el proyecto fue abandonado por la mayoría de los participantes (a casi nadie le gusta escribir sobre temas que no han surgido desde el inicio de uno mismo). Con las mismas guardé ese primer capítulo en el cajón y continué escribiendo otras novelas. Pero... la idea estaba ahí; y de vez en cuando me rondaba el pensamiento igual que si fuera un fantasma.
No fue hasta un año más tarde, mientras escribía "El punto medio del corazón", que me animé a mostrarla, capítulo a capítulo en Wattpad. Lo hice como mero entrenamiento o quizá como una forma de "librarme" de ella; no lo sé, la verdad. El caso es que cada semana subía un nuevo capítulo; así hasta diecinueve. Entonces me detuve. ¿Y por qué? Porque me di cuenta de que aquello se estaba poniendo "serio". La novela estaba tomando cuerpo y alma, y merecía ser tratada desde otro enfoque. Así que, con todo el dolor de mi corazón (y supongo que también del de todos mis lectores en dicha plataforma) borré todo rastro de ella y me dispuse a reescribirla hasta convertirla en lo que es ahora.
"Nunca dejes de mirarme" ha tardado casi tres años en ver la luz de forma completa. Y en esos tres años ella y yo hemos pasado por diferentes etapas. Desde la euforia más apremiante hasta la indiferencia absoluta (aunque esta última nunca duraba demasiado). 
El primer momento de angustia fue aquel en el que, antes incluso de escribir la primera palabra, no lograba encontrar un nombre adecuado para el personaje principal masculino. Recorrí incansable listas interminables de nombres y ninguno se adecuaba al color y sonoridad que necesitaba (qué le vamos a hacer; padezco de una sinestesia galopante; y no, no tomo drogas ☺); hasta que un día escuché a Agnes Obel cantar su Dorian y me dije: ¡Aleluya! Y ahí acabaron mis pesares en cuanto a nombres; pues el de Sara, la protagonista femenina y narradora de la historia ya lo tenía decidido desde hacía tiempo. Los demás surgieron de forma sencilla.
Desde un primer momento quise darle a la historia cierto ambiente sombrío, pero sin evitar la frescura de una narración de carácter adolescente; en ocasiones con un toque cómico. Esto último con la intención de desdramatizar ciertos aspectos de la novela.
Quien haya leído alguno de mis libros anteriores habrá comprobado la importancia que tiene la música a lo largo de la trama (sobre todo en "La promesa"). Con "Nunca dejes de mirarme" ocurre lo mismo; más teniendo en cuenta que los dos protagonistas principales tienen diecisiete años. Es imprescindible para mí introducir música en mis novelas, porque... ¿existe alguien en este mundo que pueda vivir sin música? ¿Aunque solo sea tararear los primeros compases de una canción o bailar al ritmo de un tambor? Lo veo difícil. En la novela aparecen canciones que acompañan a las escenas poniéndoles palabras. Como es el caso de Wherever you are de One Ok Rock que aparece de sonido ambiente en la escena "íntima" entre Dorian y Sara. Una canción que es a la vez un guiño a mi predilección por las culturas asiáticas.
La novela transcurre en Santiago de Compostela. Elegí esta ciudad porque me parece sencillamente mágica. Solo en ella podía imaginarme a Sara y a Dorian luchando contra la adversidad, bajo la lluvia, entre la verde espesura.
Y ya para finalizar suscribiré lo dicho ya en la sinopsis:
"Nunca dejes de mirarme" no es solo una novela de suspense, es también una historia de denuncia social. Un canto a la libertad y al descubrimiento del primer amor.  

Un saludo a todos y hasta la próxima ☺

3 comentarios:

  1. Recuerdo cuando escribías "La promesa" y me alegro de ver donde has llegado, te deseo muchos éxitos, Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Ester. Eres la seguidora más veterana de este blog y me alegra que aún sigas aquí. :)
      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  2. Querida Carol, te deseo lo mejor con esta nueva criatura. Me ha parecido muy interesante leer cómo se gestó a partir de un juego literario :-) Los dos temas musicales son espectaculares; te entiendo con lo de las sinestesias: a mí me pasa igual en la poesía. Muchos éxitos y larga vida para "Nunca dejes de mirarme".
    Recibe este abrazo primaveral.

    ResponderEliminar