• ENTREVISTAS



Tu novela, La Promesa, se ha publicado para Kindle, ¿qué te parecen estos nuevos formatos de lectura? Entramos en una era en la que puede que pronto, publicar en papel ya no sea necesario para llegar al público…

Creo que esa posibilidad ya es una realidad. La llegada de Amazon a España o la creación de plataformas para la autopublicación en ebook ha permitido y permitirá que muchos escritores de los llamados noveles tengamos la oportunidad ya no solo de ver nuestras obras publicada si no, lo que es más importante, que estas puedan llegar al público. En estos momentos “la crisis” está sacudiendo también el mundo editorial y si ya antes era complicado que un editor o agente literario reparara en la obra de alguien que jamás había publicado más difícil resulta ahora cuando su principal objetivo (aunque no en todos los casos es así) es asegurar las ventas con autores de mayor recorrido, cosa que también veo lógica.






La figura del escritor independiente.

“El escritor indie es como un hombre orquesta, que controla hasta el último detalle de su obra”. Así define Carol Munt a estos artistas. “Los autores independientes somos todos los que, cansados de ver rechazados nuestros manuscritos por editoriales y por agentes literarios, nos lanzamos a la aventura de auto-publicar nuestros textos”. ¿Hasta dónde llegan las funciones del literato independiente? “El escritor indie, no solo edita su obra, con todo lo que ello conlleva (maquetación en digital y papel): también diseña su propia portada y se auto-publicita, utilizando las redes sociales (Facebook, Twitter, blog, Google +)”, explica la novelista. Es un hecho: en los últimos años, ha habido un auge de escritores que se han lanzado al mundo de la literatura independiente. ¿Puede ser esto una amenaza para las editoriales? Para Carol Munt, “el peligro al que se enfrentan es al gran avance del libro digital; al que no se han amoldado a tiempo, al menos en España. Mientras que los autores que se auto-publican venden sus libros a un precio moderado, las editoriales tienden a mantener unos precios altos, con el fin de cuadrar sus ingresos”.






¿Cuántas obras has escrito? ¿Cuál fue su proceso creativo? Háblanos de ellas.

Tengo dos novelas autopublicadas a través de Amazon. La primera, “La promesa”, comencé a escribirla hace ya unos seis años, no tenía por aquel entonces ninguna intención de publicarla, lo hice porque quería, porque necesitaba contar aquella historia. Jamás la envié a ninguna editorial o concurso. La escribí y la metí en un cajón. Hasta que llegó Amazon a España y me dije: “¿Por qué no?”. Desempolvé la historia, la reescribí sin alterar su esencia, di mayor desarrollo y profundidad a los personajes; modifiqué una docena de veces el comienzo (jamás el final) y me dispuse a buscar información para convertirla en ebook. Mientras hacía esto último comencé a crear “Y Lao Tse bajó de los cielos”, tenía pensado presentarla a un concurso de relatos, pero la historia se me fue de las manos y acabó convirtiéndose en una novela corta que también decidí publicar a través de Amazon.
El proceso creativo tanto de “La promesa” como de “Y Lao Tse bajó de los cielos” es siempre el mismo; comienzo escribiendo un primer borrador  y a partir de ahí, voy dando forma y volumen a la historia y a los personajes; escribo, borro, vuelvo a escribir y así hasta que la propia historia me dice que ya es suficiente. Yo suelo compararlo con el proceso creativo de una pintura, primero haces un boceto y luego vas dando color y dimensión a las figuras hasta crear un todo.






Tal y como indiqué en la reseña realizada a tu novela, 'La promesa' me ha parecido una historia diferente, muy latente, muy viva y dolorosa. Me atrevería a decir, que lo que expresas en ella tiene que ser algo que hayas afrontado en tus propias carnes, o al menos los sentimientos que plasmas parecen sumamente reales. ¿Cómo nace o de dónde surge 'La promesa'?

C.M.: De siempre me he sentido inclinada por todo lo emocional, psicológico y espiritual. Este interés me lleva (a veces sin querer) a colmar de misticismo mis novelas; algo que se ve claramente en “La promesa” y sobre todo en “Y Lao Tse bajó de los cielos”. Esa capacidad que tiene el ser humano de transcenderse a sí mismo y de convertirse en una mejor versión de quién era me atrae de tal forma que decidí separar “La promesa”, en vez de en capítulos, en las dos etapas más significativas de dicha transformación: “La muerte” y “el renacer”. En el fondo, un gran número de personas, cuando pierden algo importante en su vida se enfrentan a esas dos etapas; a la muerte que esa ausencia provoca en su interior, con toda la angustia que ello conlleva y la pérdida de control, y al renacer, cuando son conscientes de que la mayor parte de los sucesos que ocurren en el mundo están fuera de su control y que lo único que pueden hacer es perdonar y perdonarse a sí mismos o lo contrario, a darse cuenta de qué es aquello que pueden cambiar y, por tanto, coger las riendas de su vida. “La promesa” no es una autobiografía en cuanto a la historia que se narra. La vida de Ángela no tiene nada que ver con la mía; pero sí es cierto que mi gusto por los temas espirituales y su práctica como la meditación y el yoga me ha llevado a veces a sufrir en mis propias carnes algunas “transformaciones”, unas veces reveladoras y otras no muy agradables. Supongo que esas vivencias están plasmadas de alguna manera en “La promesa”.



¿Cómo nació la idea de escribir "La Promesa"?

Más que una idea fue una necesidad. Comencé a dar forma a la novela poco a poco. Incluyendo en ella todas aquellas emociones que quería plasmar. Quería que fuera una novela esperanzadora por encima de todo; que el lector, al leerla, se quedara con una sensación de felicidad en el corazón. Supongo que la idea principal que me llevó a escribir “La promesa”, es esa; mostrar que siempre existe una luz más allá de la oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario