• CAROL MUNT



ME GUSTA escuchar música a la orilla del mar. El mar en calma al atardecer. El atardecer reflejado en las aguas color cielo. El cielo infinito una noche que estalla estrellas. Las estrellas lejanas con sus viejas historias. Las historias que estrujan almas y corazones. Los corazones renacidos. Renacer y morir. Morir y volver a renacer en este mundo. Este mundo y sus personitas perdidas y encontradas. Encontrar tesoros allí donde dijeron que todo era arena. La arena dorada y viva repleta de verde y flores. Las flores que giran siguiendo al sol. El sol. El sol y sus tormentas. Las tormentas que huelen a verano. El verano y los pies descalzos sobre la tierra. La tierra y ese girar incesante que marca el tiempo. El tiempo y el no-tiempo futuro. El futuro que es presente. El presente ausente de pasado. El pasado olvidado. Olvidar las heridas y las cicatrices. Cicatrizar rencores oscuros. La oscuridad instantes antes de la luz. La luz cubriendo mis ojos mientras escribo. Escribir... Escribir en la mañana antes de que nadie despierte. Despertar y saber que todo está bien. El bien vs el mal. El mal y saber que es solo cuestión de miedos. Los miedos que te hacen crecer. Crecer y darse cuenta de que nada en verdad tiene importancia. La importancia de llamarse "guinda" y encumbrar un pastel. Los pasteles...¡Oh! Los pasteles de chocolate. El chocolate de toda forma y sabor. El sabor ácido del tomate recién frito sobre los macarrones. Los macarrones comidos con cuchara. La cuchara colmada de miel en mi boca. Mi boca y las palabras no dichas. Lo no dicho que acaba siendo escrito. Lo escrito que acaba llegando a ti.

ME DISGUSTA el ruido ensordecedor del tráfico. El tráfico en hora punta por las calles céntricas de Madrid. Madrid cuando está gris y llueve y hace frío y viento. El viento que te impide caminar. Caminar sin rumbo fijo. Fijar la vida y no poder moverla. Mover el pensamiento por obligación. Que me obliguen a cocinar cuando no quiero. Querer porque sí. Los "sí" que significan "no". Los "no" dichos con remordimiento. Los remordimientos que te corroen las tripas. Las tripas servidas en plato de barro y un pedazo de pan. El pan blanco que queda duro a la mañana siguiente. Lo siguiente que solo existe en tu cabeza. Las cabezas huecas. Los huecos en el corazón. Los corazones sin esperanza. Las esperanzas que no llegan. Lo que no llega y no se acepta. Aceptar la derrota. Derrotar las ansias y las ganas. Las ganas de odiar. Odiar y morir por ello. El ello que no acabo de entender. Entender y no luchar. Luchar y ampararse en la venganza. La venganza que dispersa el alma. El alma que no encuentra su razón de ser. Ser y querer ser otro. Los otros que no saben que son todos. Todos en un rincón esperando. Esperar y que no ocurra nada. La nada y la hoja en blanco. Lo blanco esperando el punto final. El punto final de mis novelas. Mis novelas y saber que lo dicho, dicho está.

3 comentarios: